26 de Diciembre, 2016, 6:27: GladysGeneral

Resultado de imagen de mesa de poker ilustrada

Nunca le había pasado y por eso no sabía cómo actuar ante tal situación. tampoco poseía los secretos del juego, ni era diestro en estrategias; lo único que sabía era que le hubiese gustado tener el don de retroceder en el tiempo para no haber dado ese paso. Lamentaba haber aceptado jugar con tahures expertos. Sí, fue una temeridad, pero ya no había marcha atrás.

Ante sí tenía dos opciones - retirarse o seguir -  claro, ninguna de ellas era muy halagüeña.

Con esas elucubraciones intentaba ganar tiempo, miraba a los ojos a los contendientes evitando demostrar su ignorancia e imaginando que de sus ojos salían dos taladros invisibles que tenían el poder de perforar la barrera tras la cual escondían su juego, cualquier truco era válido para disimular el  pánico que sentía; además del taladro en su mente emergieron viejos trucos aprendidos en otras lides, los examinaba uno por uno tomándose su tiempo, cuando en realidad debería estar pensando en la siguiente jugada y analizando sus posibilidades.

Tendría que centrarse, no estaba en un escenario imaginario, lo real era un cuarto a media luz lleno de hombres ladinos dispuestos a ganar a cualquier precio. El tiempo jugaba en su contra, tarde o temprano se rendiría irremisiblemente en un charco de humillación pestilente.

Dejó de mirar a sus rivales, se centró en las cartas que tenía en sus manos. La cosa no pintaba bien. No tenía nada. Nada.

¿Debía abandonar?

Quizás era el momento de hacerlo, pero tampoco tenía el valor. Estaba haciendo el ridículo, bajó la cabeza. Sí. Se rendía, dejó las cartas sobre la mesa con los estremecimientos propios del moribundo.

Miró a los demás. Estatuas insensibles ante su derrota, sin embargo ellos si que habían sabido mantener el tipo hasta el final, aunque en esos ojos de piedra, en el último instante él vio que ellos tampoco tenían nada, pero ese descubrimiento no lo hizo feliz.

26 de Diciembre, 2016, 6:22: Lady papaHablando de...

Resultado de imagen de mapa de paris ilustrado

… nos decía el autor en su inolvidable Rayuela, ¿se acuerdan? Qué emocionante es enamorarse, sentir vértigo, dolor de barriga y despertarse con el corazón en la mano mientras el cerebro inventa cómo eliminar segundos hasta el momento de ver al ser amado.

Cuánto se ha escrito, se escribe y se escribirá sobre ese sentimiento; pasado, presente y futuro del universo, cómo han cambiado las formas de expresión, las palabras, los códigos mediante los cuales mandamos mensajes al objeto de nuestra adoración, y sin embargo, los dolores de barriga,  los nervios y los sudores en la palma de la mano, siguen siendo tan antiguos como el hombre.

El amor tiene doble filo, nos hace cursis, reduce nuestra inteligencia, puede actuar como escudo o lanza, es el aliento que nos lleva a extremos insospechados o nos reduce a sombras lánguidas con la vista en el vacío mientras el tiempo pasa y los días van cayendo a nuestro lado, a veces, sobrevivimos a la enajenación gracias a esfuerzos heroicos, sin embargo no dejamos de sentirnos en un campo de guerra, de un lado el amor, del otro, todo  lo demás, no importa quien gane la partida, nosotros siempre perderemos, porque tarde o temprano el amor o su ausencia, se hará sentir con toda su fuerza.

 

Lo que si es cierto, es que no podemos olvidarnos de él por mucho tiempo  y menos ahora que el tiempo parece haberse acelerado vertiginosamente. Hasta hace unos años, en agosto empezábamos a ver corazones en las tiendas, cintas de color rojo, rosas en los maceteros, tarjetas con ositos, perritos, palomas sosteniendo corazones, flores, caritas felices y una larga serie de dibujos rebosantes de amor; ahora es en febrero, cuando apenas nos estamos curando de la resaca del fin de año, vienen y nos atacan las fiebres de ese sentimiento, pues no pudieron esperar hasta el noveno mes, y aquí nos hallamos otra vez inmersos en esa nube rosa y azucarada del amor, los que tienen pareja, haciendo planes para celebrar ese día de la forma más original posible y los que no la tienen también, pero sus planes dibujan escenas con la cabeza metida en agujeros insonoros, se acopian de reservas de oxigeno, de soporíferos líquidos, de mundos cerrados para poder sobrevivir a ese San Valentin, y a veces lo logran, sin embargo la victoria es pasajera… aún queda septiembre.

 

            Menos mal que siempre nos queda Cortázar: …" Moralista Horacio, temeroso de pasiones sin una razón de aguas hondas, desconcertado y arisco en la ciudad donde el amor se llama con todos los nombres de todas las calles, de todas las casas, de todos los pisos, de todas las habitaciones, de todas las camas, de todos los sueños, de todos los olvidos o los recuerdos."…(*)

 

(*) capítulo 93 - Rayuela - Julio Cortázar.

 

26 de Diciembre, 2016, 6:11: Gladysminirelatos

Resultado de imagen de destino

Esa que se acostó contigo anoche, no es la misma que te sonríe mientras bebes tu primer café.

No nos engañemos, tu tampoco eres el mismo.

Algo debió pasar en la noche, nuestros sueños se desparramaron por la habitación cuando cerramos los ojos y abandonamos nuestros cuerpos.

Yo imaginé tu maquinilla de afeitar sobre el lavamanos, los pelos de tu barba mirándome desde la porcelana y me gustó Una sonrisa asomó a mis labios y un cálido estremecimiento erizó mi piel.

Cuando volvía de la cocina, al atravesar el pasillo vi mi cuerpo desnudo reflejado en el espejo, esa era - soy - yo pero al mismo tiempo que adquiría la certeza de querer ver tus calzoncillos tirados sobre el piso, al borde de la cama y tus camisetas secándose al sol, la daga fría de la realidad me grito que jamás podría ser.

Me dieron ganas de comerte a besos y patear a la vida - sí, todo al mismo tiempo - Supongo que a ti también te pasó lo mismo.

A lo mejor, durante la noche te despertaste, me viste dormida, te fijaste en el movimiento de mis párpados persiguiendo sueños y aunque recorrías mi piel el cerebro se te llenaba de nubes negras.

Si me hubieras despertado quizás habría podido soplar con fuerza para alejarlas, pero las nubes negras se cebaron contigo, te helaron el corazón y te empujaron a echarme de tu lado.

Con el corazón roto en las manos voy bajando las escaleras mientras me pregunto ¿por qué los sueños fueron tan crueles con nosotros?

26 de Diciembre, 2016, 6:04: GladysGeneral

Resultado de imagen de mundos marinos

Si, me sigue gustando Amy Winehouse. Ahora los sábados en la mañana voy a la piscina y me hago trescientos metros… y la sigo cantando a cada brazada. Ah y he cambiado el aroma de mi gel de baño.

 

21 de Noviembre, 2016, 5:17: Lady papaHablando de...

Desigualdad-genero_MUJIMA20121023_0002_32

           Después de un exhaustivo paseo por las ofertas de empleo en diferentes medios, se ha llegado a la conclusión de que este lapso es el único que encuentra una opción de trabajo, que ni siquiera es buena. Sólo diez años. Las empresas quieren gente entre 25 y 35 años, ni muy jóvenes, ni viejos, porque en esta sociedad que irónicamente ha ampliado su perspectivas de vida hasta los 82,33 años, en las mujeres, únicamente ese grupo de elegidos tienen alguna opción, los demás ya pueden ir golpeándose la cabeza contra las piedras a ver cómo consiguen el sustento para ellos mismos y sus familias y si eres mujer, lo tienes claro. Estas lista.

            Así, mientras por un lado se logran avances, por el otro se destruyen las opciones para la mujer, que jamás lo ha tenido fácil, sus condiciones precarias e irregulares se acentúan con los años, manteniendo el  estado de feminización de la pobreza por siempre.

            No importan los títulos, la disponibilidad de tiempo y la agudeza en los negocios - el DNI y el género son implacables - de otro lado, según un informe publicado recientemente  por Infojobs Esade, "las empresas buscan empleados más flexibles en disponibilidad y movilidad, más adaptables en cuanto a áreas, menos exigentes y por supuesto más baratos". Aún así, a pesar de los logros conseguidos a través de la historia,  la mujer sigue llevando sobre sus espaldas el lastre de las cargas familiares. Para las empresas - según el mismo informe - esto es sinónimo de mano de obra que no está disponible un 100%, porque se supone que las mujeres tienen que compatibilizar su trabajo con las funciones del hogar tradicionales y el coste que esto representa no lo quieren asumir ni los empresarios ni el Estado.

            Así las cosas, las mujeres de cierta edad resultan prescindibles en caso de que surjan problemas económicos en la empresa. Resumiendo, la vida laboral de una mujer se reduce a diez, o a lo sumo quince años y en el colectivo van resurgiendo conceptos, que ya creíamos superados, como  que el lugar de la mujer está en la familia, que su salario es una ayuda y que por tanto debe estar satisfecha con trabajos a medio tiempo para poder combinar su profesión con su familia. 

            Hay excepciones por supuesto, hay mujeres que se destacan, que logran trabajar hasta el día de su muerte, que son valoradas, incluso revolucionarias, pero son excepciones, son casos aislados, en tanto que la gran mayoría ve con temor como pasan los años mientras contemplan sus títulos universitarios o de maestrías adornando las paredes de sus casas.

            No tenemos muchos motivos para estar contentas las mujeres hoy día, tampoco tenemos un momento de respiro, porque al menor descuido se nos van arrebatando derechos, se nos va reduciendo el espacio vital, vemos desaparecer oportunidades mientras vamos envejeciendo relegadas a papeles secundarios. 

21 de Noviembre, 2016, 5:03: GladysAlaprima

Una tarde estaba sentada contemplando el atardecer, todo era silencio, tranquilidad y el pasado, el presente y el futuro va y viene a lamerle los tobillos como olas juguetonas.
Algo le despierta de forma súbita, es una pequeña molestia en el hombro derecho, lleva su mano hasta el lugar de origen y atrapa un extraño bichito lleno a reventar de su sangre.
¡Bah! - se dice - un bicho chupa sangre - no pasa nada. le da un manotón y lo aprieta con fuerza contemplando la sangre que surge del animal. Cosas del verano - piensa - y sigue con su día como si no pasara nada.
Sus días van y vienen de acuerdo a sus planes y sus horarios sin mayores contratiempos.
Otro día fue en la biblioteca, otro bicho, otro manotazo y otra mancha de sangre. Nada de lo que preocuparse.
Días más tarde fue en una terraza mientras tomaba una cerveza, luego en un cine, en un restaurante, otra vez en la playa y el colmo, en su propia casa mientras dormía la siesta.
Después de tantos mordiscos en su piel empezó a pensar más en esos bichos que le estaban sorbiendo la sangre.
Tendría que ir a consultar dónde podría comprar un veneno para bichos chupasangre.
Iba a hacerlo a la mañana siguiente, pero justo antes de despertarse y mientras aplastaba otro bicho le llegó la certeza: tendría que seleccionar mejor sus amistades, una putada, pero debía hacerlo.
21 de Noviembre, 2016, 4:56: Gladysminirelatos

Resultado de imagen de una ardilla en la ventana

Todas las tardes, cuando el frio se hacía insoportable en su pobre casa, se enfundaba el abrigo raído y se iba a la biblioteca.
En ese lugar del universo él se sentía extraño, no le gustaba leer, tampoco la música ni el cine. Prefería los bares, el olor a tabaco y las mezcla de perfumes de las mujeres.
Pero la franja horaria de cinco a ocho era insoportable, nunca sabía qué hacer durante ese tiempo, así, por casualidad se vio sentado ante una mesa en la biblioteca de la ciudad, tenía unos cuantos periódicos a su lado para disimular que no leía, se proveyó de un cuaderno y lápices para hacer garabatos.
Durante una semana, las hojas se fueron llenando de dibujos disparatados, de rayas, cruces, círculos o pequeñas patitas que atravesaban las líneas de las hojas, hasta que una tarde unos golpecitos
en el cristal de la ventana captaron su atención.
Levantó la vista y vio a una pequeña y pelirroja ardilla que llamaba su atención tras el cristal con su pequeña patita.
Empezaron a mirarse, a contarse sus cosas y sin darse cuenta ya se estaban citando todos los días ante esa misma ventana, todas las tardes de ese otoño gélido.
Un día se le ocurrió llevarle comida, algo de abrigo para protegerla del frio y de los peligros que le acechaban en su indefensa situación en aquel enorme jardín de la biblioteca.
Así, llegó esa tarde cargado con sus soluciones. Ella apareció, como siempre, pero cuando vio lo que su amigo tenía entre las manos, sus ojos se llenaron de una profunda tristeza.
21 de Noviembre, 2016, 4:35: GladysGeneral

No, nunca cambié la canción. Back to Black seguía con nosotros los sábados en la ducha, pero terminé aprendiéndome la letra en ingles:
"He Left No Time To Regret
Kept His Dick Wet
With His Same Old Safe Bet
Me And My Head High
And My Tears Dry
Get On Without My Guy
You Went Back To What You Knew
So Far Removed From All That We Went Through
And I Tread A Troubled Track
My Odds Are Stacked
Ill Go Back To Black
We Only Said Good-bye With Words…"
Eran largos y cálidos baños, el espejo se empañaba y mi piel enrojecía bajo la ducha caliente. Un poco rutinario a decir verdad porque nunca cambiaba nada, quería que todo fuese igual, que cada detalle se repitiera una y otra vez como la primera. Usaba el mismo gel, la misma toalla, la misma esponja y le revolvía los cabellos como siempre. Ese gesto era fascinante,  como un embrujo que yo conjuraba cada sábado. Su cabello era increíblemente lindo, suave, brillante y yo quería, no sé cómo explicárselo, ¿apoderarme de eso?
Tal vez, por ahí van los hechos. Recuerde que ya no la amaba, pero el brillo de su cabello. ¡Ufff!

19 de Octubre, 2016, 11:10: LadypapaHablando de...
Resultado de imagen de trepas

          Los consejos de las abuelas se han quedado pálidos; no hay universidad, ni masters, ni especialización, ni siquiera gurús para ponerse a salvo de esta especie, que cada día refina sus técnicas y amplía sus territorios.

            Finalmente serán los trepas los únicos que sobrevivan, no ya a una guerra nuclear como se decía antes, sino que incluso, cuando los demás mortales se  hayan rendido a sus artimañas, serán ellos mismos los que se devoren entre sí, creando categorías y sub-categorías de trepas, como castas puedan existir en el reino de la ambición.

            Su efectividad radica en las mil caras que adoptan con suma facilidad, tan pronto están luciendo una corbata impecable mientras ofrecen un café con la mejor de sus sonrisas, casi que calculando el punto exacto en el que clavaran la estaca, saboreando de ante mano su triunfo, como armados de la más feroz de las miradas, con las que advierten que son letales, y que no hay ni que arrimarse a su territorio.

            También les ayuda, y de qué manera, los medios de comunicación, que en su afán por captar - ¿atrapar? - audiencias fomentan la competitividad brutal llevándola hasta extremos delirantes, montándoles un escenario de luces, colores, música, fantasía y por supuesto dinero a raudales, creando un mundo irreal pero terriblemente atractivo en el que todo el mundo quiere obtener ganancias a costa de lo que sea y de quien sea.

            En esta deprimente realidad, la felicidad no existe como una consecuencia espontánea de un estado de equilibrio, sino como la suma de los cadáveres de cándidos que van acumulando a su paso y de los billetes que inflan sus cuentas bancarias.

            Pudiera parecer en principio que el territorio de los trepas se limita a las grandes ligas, allí donde el dinero crece como la espuma, pero no es así, esta especie para desgracia universal, está en las oficinas, en los colegios, en el deporte, en las cocinas, en las cafeterías y en las aceras de esas maravillosas ciudades, donde hay que darse codo a codo todos los días por obtener un puesto en un servicio de transporte.

            Y como colofón, ahora cuando todo el mundo anda escaso, muy escaso de trabajo, los cursos que brillantemente ofrecen las instituciones contienen un 90% de algo llamado "comportamiento reactivo", según los entendidos, consiste en reaccionar rápidamente a un estímulo, ahí es todo, no solamente se deben tener conocimientos para desempeñar un cargo, sino que hay que  especializarse en ser "reactivos" para no ya solo conseguir un empleo sino sobrevivir en el.

            Negro panorama capea sobre el mundo, pues en vez de crear rechazo hacía esa actitud de los trepas, cada día ganan más adeptos, se están convirtiendo en modelos a imitar por jóvenes profesionales, que ven en ellos a una casta fuerte capaz de sobrevivir en este mundo, cada día ferozmente más competitivo.


19 de Octubre, 2016, 11:03: GladysGeneral
Resultado de imagen de submarino

Cuando ella me dijo se acabó, no me lo creí. Mientras hablaba yo trataba de meterme en su cerebro a través de sus lindos ojos, quería navegar por sus venas, llegar hasta su cerebro, después de pasar por su corazón, claro y una vez estuviera entre sus neuronas, arrancar aquella decisión de su cabeza, borrar lo malo de mi y seguir como hasta ahora, o mejor, si fuera posible.

Me estaba abandonando y yo tenía pánico. Nunca más la tendría en mis brazos, ni en mi cama, nunca más escucharía su risa, ni el gesto de su mano al tocarse los cabellos, no más sus libros esparcidos debajo de la cama, ni sus vestidos en el armario, ni sus pendientes en la mesa de noche.

Dolía mucho, - le parecerá a usted cursi - pero me dolía de una forma insoportable, creo que entré en coma porque no abrí la boca, no dije una sola palabra, ni pedí una explicación. Mi cuerpo sentado a la mesa de aquel bar se independizó de mi y yo, mi ser, mi conciencia era un submarino que vagaba por las venas de mi novia en busca de lo perdido.

No llegué a su cerebro, desde luego, ella se levantó y salió del bar.

Suspiré, miré la cerveza, observé los aros que dejaba el vaso sobre la superficie de la mesa mientras los trozos de mi vida estallaban destrozando todo en cien metros a la redonda.

Ya lo superé. No le quiero contar a usted cuánto tiempo me llevó, creo que a sus lectores no le interesaría.

 

            El chico se cubrió el rostro con las manos.

 - ¿Hay algo más?

 

- Sí. Todos los sábados me meto en la ducha con ella. ¿Es idiota verdad? Sobretodo porque ella ya no me importa, la he olvidado, pero todos los sábados, nunca un domingo o cualquier otro día de la semana, ella se baña conmigo, nos abrazamos mientras el agua resbala por nuestros cuerpos y cantamos Back to black - el chico estalla en carcajadas - no me sé la letra, pero la inventamos desafinando cada sábado.