viuda.jpg

LA VIUDA

 

No le guardó luto. Los vecinos murmuraban sobre su falta de decoro tras la muerte de su marido. Parecía exultante, más feliz que en toda su vida de casada, sonreía, hablaba con todos como si estuviera sometida a alguna suerte de entusiasmo, saludaba, comentaba el estado del tiempo o las últimas noticias de la radio, le daba igual que la respuesta fuera una sonrisa forzada o una breve contestación,. Además transformó su aspecto, se cambió el color del pelo, modernizo su vestuario y consiguió un trabajo del que poco se sabía.

 

Al poco tiempo, el escándalo en su entorno fue mayúsculo cuando la vieron salir con un hombre que aparentaba menos edad que ella. Todos recordaban con lástima al difunto, tan cortés, trabajador y buen padre de familia, con aquellos detalles que indicaban que había estado enamorado de su esposa hasta los últimos días de su vida, para que ella ahora, mancillara su memoria con aquellas conductas vergonzosas... Tan solo dejaron de juzgarla y criticarla, cuando ella desapareció, sin despedirse de nadie, sin dar cuenta de su paradero. Hubo quien se preocupó por su suerte, después de todo su alocado comportamiento y las malas compañías pudieron pudo haberla inducido a cometer alguna imprudencia, quizás aquel tipo con pinta de chulo la hubiera asesinado, comento la vieja del quinto derecha, sin que nadie le prestara mayor atención. Con el paso del tiempo fue quedándose en el olvido

Por: Amelia Ruiz