Se nos está acabando el mes que dedicamos a los muertos, ahora todo es luz, color, papás noeles moviéndose grotescamente en las vitrinas y la gente va por la calle poseída por la fiebre del consumo, caminando igual que el señor gordito pero sin ver a nadie a su alrededor.

Por eso, pensamos en CAE LA NOCHE, dedicar este mes a los relatos que cuenten los millones de historias que se suceden vertiginosas en las ciudades y alrededor de los semáforos.

Si te ánimas a detenerte, aunque sea unos segundos ante la luz roja, notarás cómo las historias saltarán ante tus ojos y brotarán de tus labios sin el menor esfuerzo.

Así que a escribir!!! amigos blogueros.

La Dirección.