9 de Diciembre, 2006, 11:14: Sergio Rodríguez Alonsominirelatos


Sin recambios

Infinidad de arañas minúsculas se balancean en largos hilos que penden del lejano techo, tan lejano que no lo distingo de la niebla que danza a mi alrededor.
Llenan el aire de la asfixiante habitación; son tan pequeñas que casi no se ven, pero son tantas que es casi imposible no verlas.
Y todas bailan, agitándose en el espacio interior. Ahora no las toco, pero sé que si me muevo sólo un suspiro, cientos de ellas me cortarán los brazos y el rostro.
Aquí estoy, esperando que llueva y entre el agua; porque cuando llueva, se marcharan, eso espero; no soportan el agua. Claro que pensándolo, yo me ahogaré.

Por: Sergio Rodríguez Alonso

9 de Diciembre, 2006, 11:11: Gladysminirelatos


Sin título

Cuando Lázaro despertó, Jesús comprobó que podía morir tranquilo.

Por: Gladys
9 de Diciembre, 2006, 10:55: Gladysminirelatos


Moribundos

Siete treinta de la tarde.
Viernes.
Una ciudad cualquiera.
Suena un grito desgarrador; no, son dos al mismo tiempo, pero se recuerdan como uno solo; producto de accidentes simultáneos en sitios diferentes de la ciudad: uno al norte, otro al sur.
Los dos espíritus se encontraron unos cincuenta metros por encima de sus cuerpos.
Se saludaron como siempre.
¡Hola, qué rico verte! - Pero esta vez no pudieron abrazarse -
Como en la vida, en la muerte también tenían pocas palabras para decirse, sólo que ahora sabían con certeza la urgencia de no desperdiciarlas.
- Te quiero - dijo ella -
- Siempre te quise - dijo él -
- Tuve miedo - dijo ella -
- Yo también - respondió él - miedo de quererte, de dejar de hacerlo, de decirte, de...
- ...La vida - interrumpió ella - miedo a todo, a vivir, a morir.
- Me pregunto si ahora - dijo él -
- Después de muertos - aclaró ella - ¿el miedo nos dejará...?
- Calla - dijo él -

Por: Gladys
9 de Diciembre, 2006, 10:51: GladysGeneral


NOS VEN
El humo del cigarrillo le impide una buena visibilidad, para colmo, los ojos le empiezan a llorosear y el maldito rimel va a dejar unos diminutos caminos negros en sus mejillas. Menos mal que el semáforo se ha puesto en rojo, lo que le permitirá parpadear fuerte, mirarse en el espejo retrovisor a comprobar los estragos de la mala calidad de sus cosméticos y una vez inspeccionado el panorama de su cara podrá ir ejecutando el plan de recomposición: kleenex en la guantera para limpiar las mejillas y en el pequeño neceser los cosméticos para el retoque antes de llegar a la oficina.

Tras ella, un hombre se saca los mocos sin mirar a nadie confiado en que nadie lo mira a él… y encima es su jefe. Mierda – piensa – mejor que no me vea, porque si se da cuenta que lo ví haciendo eso tan feo, seguro que me coje ojeriza y vaya a saber de lo que es capaz.

Disimula, se concentra en sus ojos, se agacha, abre el bolso pero se interrumpe al ver que la ceniza del cigarrillo está a punto de caerse sobre el tapete, la tira por la ventanilla y el semáforo se torna ámbar. Va soltando lentamente el freno y en el momento de acelerar fija su atención en la calle y un auto blanco se le atraviesa veloz para lograr pasar antes del cambio. En él, como una especie de sombra iba una niña con uniforme de colegio de monjas metiéndole la trenza de su pelo a la oreja de su marido.

Sacude la cabeza y el pensamiento de que a ella no le puede estar pasando esto, no alcanza a formarse en su cerebro cuando escucha el tronar insistente de una bocina y una cara que se sale por la ventanilla gritando su nombre, - es su amiga Berta – que gesticula no sabe que cosas a grito partido mientras la gente…

Pisa el acelerador pero las lágrimas no le permiten ver nada más.

Por: Gladys

 

 

 

9 de Diciembre, 2006, 10:45: Charo GonzálezHablando de...

     “Durante unos instantes sintió que la luna le había susurrado

unas palabras de aliento, no le susurraba, en realidad le

tarareaba una canción que tenía olvidada en el cajón de las

melodías. Fue en ese momento cuando le guiñó un ojo y cerró la

ventana para que esa melodía no escapara de la habitación… El

cajón de las sonrisas se abrió para acompañar a la cómoda de los

recuerdos y el de las melodías quedó perpetuamente entreabierto

para que la memoria tuviese siempre música de fondo”.

Charo González - Barcelona - España

9 de Diciembre, 2006, 10:43: Charo GonzálezHablando de...

 “Quien reduce las conversaciones pierde expresiones y reduce

relaciones… la palabra dormita en nuestras mentes y desea

recorrer el sendero hasta los labios, si éstos se cierran

mutilan la lengua y desgastan la espera del que no pierde la

esperanza de escuchar aquello que sabe o no sabe. Fulminas al

otro con un silencio tan doloroso como la más perversa tortura…

si fuéramos conscientes del desenlace diríamos y diríamos…

aprenderíamos a regalar palabras y llenaríamos los espacios,

entre ellas, de gestos llenos de significado”.

Charo González - Barcelona - España

9 de Diciembre, 2006, 10:41: Charo GonzálezHablando de...

“Igual que los versos, que intentan encontrar su rima, necesitan

poetas que los enlacen, la amistad necesita versos sin poetas

intermedios”

Charo González - Barcelona - España

9 de Diciembre, 2006, 10:38: Charo GonzálezHablando de...

 “Guardo en la conciencia el sentimiento de ser consciente,

busco en la inocencia la virtud de la inconsciencia. Olvido

equilibrar el llanto y la risa surgiendo muecas ininteligibles

que muestran la desazón de la incomprensión ante el destino de

las constantes.

   Charo González - Barcelona - España
9 de Diciembre, 2006, 10:34: William OspinaHablando de...

“la más honda importancia de una obra está en los aportes que hay hecho a su lengua y a la sensibilidad de su pueblo, así ese pueblo reciba muy lentamente ese legado y se lo incorpore de una  manera que no pueda ser gobernada por nadie”


William Ospina - Colombia

 

9 de Diciembre, 2006, 10:30: Maruja VieraHablando de...

Un adiós a Eutiquio Leal (extracto)

"Pensabas que todavía
era posible luchar,
levantar de nuevo
los ídolos rotos,
recobrar las banderas
perdidas..."

Maruja Viera- Manizalez  Colombia

Artículos anteriores en 9 de Diciembre, 2006