“Guardo en la conciencia el sentimiento de ser consciente,

busco en la inocencia la virtud de la inconsciencia. Olvido

equilibrar el llanto y la risa surgiendo muecas ininteligibles

que muestran la desazón de la incomprensión ante el destino de

las constantes.

   Charo González - Barcelona - España