Habría que desocuparse el cuerpo.

Hacer limpieza de alma...

Aunque corremos el riesgo de quedarnos con las manos vacías.

Por: Ágata