Hoy el cuerpo no obedece a la mente. Se levanta. Cruje. Hierbe entre líquidos inmundos que buscan un orificio para salir pero no lo encuentran.

Y en ese campo de batalla, apareces con tu propio cuerpo consumido por la droga.

Yo pretendo buscar un refugio.

Tu lo ignoras.

Por: Apolo