La gran venta

Afuera los hombres llenan la calle vendiendo baratijas, verduras. Cualquier objeto es suceptible de ganancia.

Aparte, del otro lado de la calle, la mujer contempla, juzga y condena.

Tras ella, La casa a punto de caer en ruinas.

Un joven tiene la llave en la palma de su mano. Abre. Le ofrece una salida. Una línea de fuga.

La mujer recompone las figuras del hogar. Dentro hay una plaga de mosquitos. Animales voladores, diminutos, zumbantes, clavan los aguijones en la carne.

¡Hay que matar!

¡Hay que matarlos!

Y los hombres se ponen a la tarea. El exterminio ha comenzado. Caen verdaderas hordas de mosquitos.

El joven detiene su mano. Los hombres miran. Los mosquitos se reproducen en segundos.

Habría que quemarlos dice la mujer - guerra controlada -

Por: Apolo