Fue tan políticamente correcto el libro que leyó, que lo confundió con un discurso político, plagiándolo en su próximo mitin político. Y es que nuestro lector era muy previsible.

Por: Jimul