Oigo la voz de una amiga despidiéndose al final de pasillo. No la alcanzo a ver, corro hasta el recodo y puedo distiguir su cresta antes de cerrar la puerta.

Por: Ágata