Dos poetas arrogantes apostaron que aquel de los dos que se quedara en blanco o vacilara al improvisar un poema, se arrancaría un diente cada vez.

NOTA: Tomado de la biografía-novelada del poeta Byung-ion.

Por. Ágata