Qué cada generación tiene su propio lenguaje, nadie lo duda. Es como si cada oleada de seres humanos se refugiara en un universo propio al que sólo tienen acceso  los "colegas" y en el que se puede disfrutar de la libertad absoluta del anónimato, mientras los padres contemplan a través de un cristal empañado el nuevo mundo de sus hijos y agudizan sus orejas para tratar de escuchar o entender, qué diablos estarán diciendo.
Para la muestra un botón... o varios de los aportados por niños entre 9 y 13 años en el congresito de la lengua, en Medellín - Colombia.:
Acurrunchadito: Poder estar lo más cerquita de mi mamá, mi papá o hermano sin que nadie pueda estar en el medio.
Amasadijas: Cuando alguien te quiere mucho y te quiere abrazar, muy fuerte y cariñosamente... te hace las amasadijas.  Generalmente entre padres e hijos.
Bicinetiar: Es un juego donde uno monta el bicicleta y arrastra al otro que está en patines.
Bancar:que existe en el sur del continente americano como "soportar", pero no es usada en el norte: Bailar y cantar al mismo tiempo.

Carcanuabla: Esa risa que da, que es tanta que uno no puede hablar.
Celulero: aparato para llevar el celular (teléfono móvil).
Chuchulina: Muchachita hermosa que provoca abrazar.
Clasbur: Clase aburrida con ese profesor.
Cosiampirulita: Palabra rara que a uno se le olvidó que no tiene significado exacto.
Dedopies: Los dedos de los pies.
Feliztupidez: Dícese del estado en el cual la alegría es extrema y no se tiene el conocimiento de la causa que produce este estado.
Fruspiro: Sensación que tienes cuando entras a la ducha y te mojas con agua helada.
Googliar: Dicese de la acción de búsqueda en Google.

Gritisgrosería: Ataque de llanto inesperado y grosería que le da a las hermanas menores cuando tienen dos o tres años y los papás no hacen lo que ellas dicen. (Término vulgar: pataleta)
Impedius mosquiris: Veneno para moscas.
Lloriznar: Es aquella lluvia muy leve de gotas de agua muy finas.
Llorición: Es aquello que sientes cuando estás a punto de llorar. Ese latido fuerte y ese vacío inmenso dentro de ti.
Loliar: Cuando salimos de compras y no compramos nada.
Perelunes: La pereza de los lunes por la mañana.
Pinochazo: decir una mentira.
Poemiga: Un poema hecho con migas de pan o un poema para una amiga.
Peludar: Hacer cosquillas a alguien con un cachito de pelo !pruébenlo, es genial!.
Perensar: La pereza de pensar.
Tristesinrra: Cuando uno no sabe lo que tiene.
Tritongo: Estar triste.

La pregunta es ¿cómo diablos vamos a hacer para entendernos? Tendremos que comprar pilas y pilas de diccionarios juveniles,seniors, veteranos, costumbristas,regionales,spanglis, panispánicos, transhispánicos,de sinónimos y antónimos, de época, etc, etc. ¿O será una nueva estrategia por parte de las editoriales, para hacernos sentir la necesidad compulsiva
de comprar dieciochomil diccionarios para poder hablar con nuestros propios hijos?

Por: Selvática