María Antonieta
Sofia Coppola

Ese paréntesis de la historia protagonizado por la delfina de Francia y que Sofia Coppola ha convertido en una película, es una burbuja de placer que todos deberíamos paladear muy lentamente, esa profusión de joyas. postres, vestidos refrescados en música de los 80 y salteados por dos jóvenes que no saben qué hacer ni en la cama ni con sus vidas, nos brindan dos horas de burbujeante irrealidad.
Ese es el sello de Sofia Coppola, una directora que tiene la magia de encontrar perlas entre los basureros de nuestras ciudades, así lo demuestran sus películas: Las vírgenes suicidas (200) y Lost in traslation (2003)
Por: Ágata