Todo parece indicar que la felicidad consiste

en despojar la rosa del tallo que la ofrece
y, celosos de perderla,
guardarla en la mano de hierro que la mata.

Tal vez la vida sea, mis amigos, esa rosa en esa mano.

Por: Luis Aguilera