18 de Mayo, 2007, 18:03: Te viF1 Portal Sur



Hombre:

¿Que le parece señorita lo de los niños muertos de hambre en el Chocó?
Mujer:
Horrible. Una salvajada. Pero vea usted, un niño no se muere por hambre de un día para otro. Yo digo, Si la madre veía que estaban hambrientos ¿por qué no hizo algo a tiempo?
Hombre:
Tiene razón señorita, yo viví mucho tiempo en el campo y veía a las bestias diariamente. Los pájaros por ejemplo cuando ven a sus polluelos en peligro prefieren matarlos.

Por: Te vi
F1 Portal Sur
18 de Mayo, 2007, 17:54: Te viF1 Portal Sur



Blanca:
Al fin salió del armario, el Jorge ¿no?.
Amanda:
Bueno, se le iba haciendo tarde.
Blanca:
Lo dejó el bus.  Y nunca mejor dicho.

Por: Te vi
F1 Portal Sur

18 de Mayo, 2007, 17:48: Te viF1 Portal Sur

A mi me  gustaba verla durmiendo desnuda hermano, cuando el cuerpo agotado y sudoroso se refugiaba en el no ser satisfecho, cuando los ecos de sus gemidos eran un recuerdo en su cerebro, cuando la luz de sus ojos se extinguía en el negro infinito de su habitación, cuando el brazo blanco y delgado se extendía mostrando sus manos abiertas, mientras las líneas de nacimiento, declaraban indecentes el rumbo de su destino; sólo en ese instante la consideraba enteramente mia.

¡Por eso la maté!

Por: Te vi
F1 Ruta portal sur
18 de Mayo, 2007, 17:31: Te viF1 Portal Sur

Mujer 1:

Cuando terminé con Manuel, se hizo la víctima, se pasaba todos los días jodiendo a mis amigos a ver si yo volvía con él.

Mujer 2:

A lo mejor no te diste cuenta y le dejaste alguna señal, que él interpretó como un atisbo de esperanza.

Mujer 1:

Es que yo soy muy alegre y cariñosa con todos, seguro que él me interpretó mal.

Mujer 2:

Yo si soy muy directa y clara en eso. No le ando mostrando el diente a nadie. Por ejemplo si me echan el brazo por los hombros, yo lo rechazo.

Por: Te vi
F1 PORTAL SUR


18 de Mayo, 2007, 16:52: GladysGeneral

Ya estoy en la fila. Delante de mí, unas cuatrocientas personas con más de cuatrocientas ilusiones apretadas en el cerebro.

El cielo es profundamente azul, el blanco de la balaustrada del barco interrumpe rabiosamente el azul infinito, mientras mi alma se pregunta trémula, cómo he podido vivir sin tu carne tanto tiempo, cómo han podido mis sentidos funcionar si tu no estabas a mi lado para excitarlos.

Y mientras, la fila se mueve, me llega el olor de una mujer que espera justo enfrente de mí y de repente, la tibieza de un beso detrás de la oreja despierta mi piel; como una ola expansiva se extiende hasta el dedo gordo del pie y abro los ojos, pero no, no los abro como todos los días no, se me rasgan, las membranas de los párpados se agrietan, se van cuarteando, se van abriendo poco a poco y veo, veo, veo…

Veo una fila de más de cuatrocientas ilusiones esperando abordar a otras cuatrocientas personas, veo el azul del cielo, veo a la mujer que huele a humanidad, justo a mi lado… ¿todo es igual?

¡Mentira!

Ahora veo que estas a mi lado en una dimensión absoluta u definitiva.

II
Un día me preguntaste cómo sería, y qué pasaría si después de muertos volviéramos a encontrarnos, al menos un segundo.

Yo te miré y vi, en el resplandor de tus ojos, que hablabas en serio, que tus ojos habían alcanzado una dimensión infinita y te daban el don de mirar a través de mi, en esa visión yo era el paisaje que abarcaba la amplitud de tu mirada, y sin embargo, ese paisaje era totalmente desconocido para mi, lejano y sin embargo palpitante como la propia esencia de mi ser.

No supe que decirte, no sabia nada, sigo sin saberlo mientras que tu si tomaste la decisión inexorable. Te fuiste, convertiste en polvo tu cuerpo, te llevaste el calor de mi cama y me dejaste un hueco en la palma de mis manos.

Ahora yo he tenido que abrir los ojos todos los días para ir conociendo tu ausencia, he tenido que recoger arena para llenar el hueco de mis manos, he tenido que sacar tus cosas materiales para dejar entrar tu esencia, he saboreado el pan frío, la comida desabrida, he trastabillado por la vida hasta ir recobrando poco a poco el equilibrio, he roto mis oídos en la profundidad de la noche por si me llegaba desde el infinito tu señal.

Y aquí estoy, a punto de partir hacía ninguna parte, con dos millones de nudos en la barriga, y me pregunto si todo esto que hierve en mí es un prólogo a ese conocimiento del que me hablabas aquella noche en que descubriste un mundo diferente a través de mí, pero sin mí.

III

Y él se sienta a su lado, ella percibe un olor familiar, él sonríe pero sus ojos están pegados a la postal de montañas que se alejan del barco.

Luego la mira mientras siente que su cuerpo colma el vacío del asiento plenamente, como si fuera la pieza justa que faltaba a ese rompecabezas que llamamos vida.

Y las miradas se cruzan por primera vez, ¿o por enésima?

Y las pupilas titilan febrilmente.

Y los cuerpos se van acercando.

Y una urgencia demoledora les nace entre las piernas.

Y con los ojos pegados recorren el pasillo hasta el baño.

Y en ese diminuto recinto, cuando las ropas reaprenden un vuelo muchísimas veces practicado, las carnes se reconocen, se abren, se atraviesan, se inflan…

Y estallan.

Y la calma deja en sus pieles manchitas rojas, mientras se sientan de nuevo sin mirarse.

Sus billetes por favor.

Por: Gladys

18 de Mayo, 2007, 16:37: Charo GonzálezHablando de...


"Contando historias viene, explicando fantasías para los que renuevan y nunca
pierden las esperanzas."

"Suceder sin ser visto por el espejo, buscar sin fugaz intento de encontrar movimiento de pistas entre realidades inexistentes."

"Mantengo ligeras disputas con mi conciencia para que no se duerma en la espiral de la rutina."

"Quien reconoce, recuerda, quien olvida regenera"

""Fuegos artificiales".....no entiendo ¿artificial el fuego?...."

"Ciclos de acciones completadas por nuevas acciones engarzadas, cadena de sutiles enseñanzas."

"Presta sin esperar vueltas y las abejas te regalarán su  miel."

"Incluso vacío está lleno, aún lleno existe vacío. Ni faltan ni sobran los sentimientos, están y a la palabra le es difícil cubrirlos."

"Antorchas encendidas iluminando tétricamente los pasadizos de la incertidumbre. Nada tras ellas y todo ante el siguiente paso."

"Tiempo de despertar con mamá Tierra y papá Universo."

Por: Charo González

 

  

 

 

 


18 de Mayo, 2007, 16:29: Rafael CalmaestraGeneral


Está mirando un gato,
ese que trepa por las paredes de las casas blancas.
No es mi gato, el mío
come abejas y no baja nunca del tejado.

A lo mejor le tira una piedra
o puede
que sólo quiera mirarlo bien
para beberse uno de sus minutos.

Lo mira pero ya no está, imaginó
que quería hacerle daño
y se fue.

No lo juzguéis.

Si pudierais oír un pensamiento cualquiera
del hombre que vive solo
y muere solo,
si pudierais
os daríais cuenta de la gran tragedia
que significa
el pequeño y continuo roce
de una cuchara sobre los dientes.

Por: Rafael Calmaestra
08.05.07

 


18 de Mayo, 2007, 16:20: Rafael CalmaestraGeneral



Enjuago la maquinilla en el lavabo;
cada pasada
corta minúsculos pelos fuertes.

Subo la mano, rasuro,
bajo la mano, limpio la cuchilla.

Mi afeitado es eso, sólo eso.

Pero en un momento dado
ya no queda agua.

Se ha filtrado y descubro
que he estado jugando con el aire sin darme cuenta.

Abajo hay espuma seca y restos de pelos muy negros.

Abro el grifo.
Todo desaparece menos el lavabo
y mis manos blancas.

Mi poesía es eso, sólo eso.

Rafael Calmaestra

05.05.07

 

18 de Mayo, 2007, 16:15: ÁgataHablando de...


Dirección y guión: Daniel Burman.
Países:
Argentina y España.
Género:Comedia dramática
Interpretes: Daniel Hendler (Ariel Perelman), Julieta Díaz (Sandra)


Ariel Perelman (Daniel Hendler) es abogado como su padre y da clases de derecho comercial en una universidad.
Mientras que el padre es el representante legal de un pintoresco grupo de delincuentes, Ariel está más volcado hacía lo esperitual... En otras palabras, trabaja para un bufete que representa a clientes que están ausentes, con lo que su vida resulta bastante aburrida. Las cosas, sin embargo, empiezan a ir mejor. Ariel se enamora de una alumna y consigue casarse con ella.
Tienen un hijo y su confianza en sí mismo empieza a crecer. Aunque le habla como si el niño de tres años ya hubiese leído a Shakespeare.
En medio de todos estos cambios, su padre se le presenta con un asunto urgente. Ariel se ve obligado a adoptar una decisión que transformará su vida por completo. ¿Será capaz de obrar con independencia o permanecerá para siempre a la sombra de su anciano padre?

Hasta aquí el espectador desprevenido piensa. Bueno, entremos, las comedias argentinas suelen derrochar bastante humor y estaría bien despabilarse de las rutinas diarias con algunas risas sinceras. Y en efecto, durante los primeros diez minutos de la peli, uno se ríe y se felicita por haber entrado, pero luego el guión empieza a tropezar con la rutina, las cosas cotidianas exigen su derecho letárgico y uno empieza a hacer enormes esfuerzos para no dormirse. Al cabo de un rato, uno se despierta por los ronquidos de los demás espectadores.

Bostezamos y pensamos que el productor debe tener una conciencia diferente de su propio dinero para desperdiciarlo de esa forma.

Por: Ágata