Arrojado bajo el naranjo

el hombre cubre su rostro con la sombra;

a sus pies,

un perro de ceniza

siente el viento erizar su lomo

o quizá es la mano

de la abandonada soledad

que tras muchos años

regresa a tenderse junto a su amo.

Por: Mario H. Echeverry Beltrán