Del lado izquierdo de su estómago surge la cabeza sostenida por el intestino grueso. Desde allí toma decisiones importantes, planea formas de vida amables y dicta las órdenes precisas para ponerla en marcha. Incluso llegó a enamorarse y lo más asombroso, fue correspondida y feliz, hasta que alguien le puso un espejo delante.

Por: Selvática