28 de Octubre, 2007, 9:52: ÁgataHablando de...



Vuelven los Héroes del silencio, y con ellos vuelven las mentiras que deciamos para poder ir a sus conciertos, vuelve el cosquilleo en la barriga, el sudor en las manos y esa sensación de que alguien por fin hablaba de cosas que a esa edad, no teníamos valor de decir de frente y en voz alta.

Larga vida a los Héroes.

"Hechizo

No es la primera ver que me encuentro tan cerca de
conocer la locura,
y ahora por fín, ya sé qué es
no poder controlar
ni siquiera tus brazos
y sientes que están
completamente agotados
 y no entiendes por qué..."

Por: Ágata
28 de Octubre, 2007, 9:39: JimulHablando de...

        


Su genio, la concepción del mundo que tenía en su cabeza sólo era capaz de llegar al 100% si se expresaba en un lienzo. El sufrimiento que plasmaba en esos colores más o menos vistosos; más o menos oscuros, quiso llevarlo a su vida real. Su particular martirio y guerra contra su “yo” más oscuro, fue arrinconándolo en un mundo del que no pudo escapar. Una noche primaveral, en la que la ciudad volvía a ponerse bella, ensimismado en sus propios pensamientos no advirtió las luces de un vehículo que no pudo esquivar un bulto oscuro al salir de aquella curva.
     La muerte había jugado ya su baza, y aunque falló por una milésima, sólo tuvo que esperar pacientemente en aquella residencia llena de personas a  las que no lograba reconocer. Y llegó un día otoñal en que firmó su parte del trato con Ella. Aún así la personalidad de aquel ser de aspecto bronco y duro quedará inmortalizado en sus colores y formas por toda la historia humana.

Murió un hombre, renace un artista.

Por Jimul

28 de Octubre, 2007, 9:33: Giovanni Gonzálezminirelatos


 
Recuerdo que alguna tarde mostraste fascinación por unos muy cortos versos que quise dedicarte, y yo, consciente de la situación, te respondía que no era virtud del escritor el escribir bien, al tiempo de agregar que quien se dedicaba a este oficio se ganaba la vida como el más descarado plagiario. Por qué, me preguntabas, tal vez sorprendida y pareciendo disentir de mi postura. Yo te respondí, como lo sostengo ahora, que no es virtud mía el plasmar algunos escuetas oraciones, aún si te llenan de embelezo; yo, como cualquier otro que se dedique a esta empresa, necesita de una musa, esa que más que fuente de inspiración, parece conducir por mano propia la pluma sobre el papel y crear, como fuente de vida, lo más bello de que pueda emerger de la naturaleza humana. El escritor, por tanto, no es otra cosa que su plagiario.
Perdóname por explotarte de esa manera, pues tú, como mi musa, eres la víctima y a la vez beneficiaria de toda la pureza, nobleza, cariño y dulzura que mi espíritu, a través de esta prosa, te pueda ofrecer. Tan contradictorio y hermoso es lo que recorre mis sentires cuando la ternura de tus ojos me hace estremecer y el fuego de tu mirada me consume en tu figura, que las palabras se me hacen poco dignas para definir lo que me invade. Me preguntabas qué me enamoraba de ti y mi voz se ahogaba incapaz de pronunciar tan sublimes concepciones. Me pregunto ahora cómo hacer para hallar las especificidades; cómo darle nombre a la admiración por tu lucha, cómo adjetivar lo que me produce tu ternura, cómo identificar lo que me despiertan tus caricias y cómo descifrar a lo que me saben tus besos.
Si me preguntas qué me une a ti caeré en mil contradicciones antes de que pierdas el interés en mi respuesta, pues no es conocida, como te lo dije, una unidad de medida precisa para calificar tal sentimiento. Será inútil seguirlo intentando, lo sé. Lo único que te pido, y perdona mi descaro, es que me permitas seguir robándole palabras a todo lo que me inspiras. Permíteme seguir siendo tu plagiario, mi musa; permíteme seguir llamándome escritor, aunque sea tan poco plausible mi tarea.

 

Por Giovanni González Arango

28 de Octubre, 2007, 9:25: Charo GonzálezHablando de...


"Acompaña aquel que en silencio entiende las palabras no dichas."

"El silencio cambia de tonos, tiene música propia en su esencia, acostumbrada a oirle le dejo dedicarme su melodía."

"Cuido las partes de infinitas partes, pinceladas entre piedras de antiguas batallas. En el tiempo de árboles desnudos dibujo, con versos, rúbricas de sueños."

"Pasamos tanto tiempo midiendo en tiempo que vivimos en un reloj."

"Cuido las partes de infinitas partes, pinceladas entre piedras de antiguas batallas. En el tiempo de árboles desnudos dibujo, con versos, rúbricas de sueños."

Por: Charo
28 de Octubre, 2007, 8:25: GladysGeneral

 

¡Es ella! gritó y salió corriendo en su busca. Su amigo se quedó con la mano en el aire y la boca abierta. Al cabo de unos segundos regresó jadeante y empezó a balbucear.

- ¡Era ella! Estoy seguro.

- ¿Pero, quién?

- Laura. Una amiga de la universidad, incluso tuvimos nuestro momento. Recuerdo “el curioso caso de una maleta que encontramos una fría madrugada en pleno centro de la ciudad, cuando salíamos de un bar…” Al abrir la maleta, sólo había un teléfono. Ella, en medio de su borrachera se puso a jugar con él. Nos reímos, pues dijo muy seria, que tenía línea con el más allá. No recuerdo más, pero, no es irónico que después de tantos años, me la encuentre vendiendo minutos por las calles.

Por: Gladys

 

 

 

28 de Octubre, 2007, 8:18: JuanGeneral


 

Ese día había sido particularmente malo. La lluvia había lavado el maquillaje, y un mimo con la cara limpia no gusta a nadie.

Llegó tarde al comedor comunal y la sopa estaba fría, los compañeros olían a mugre húmeda. Un día así acaba fatal. Por eso decidió no darle la menor oportunidad a la vida. Se quedó sentado en la fuente del parque Santander hasta que llegó el ocaso, vio como las estrellas fueron ocupando su lugar en el firmamento mientras el culo se le iba adormeciendo; resistió hasta que presintió que la madrugada estaba pronta a brindarle su bautizo astral. Así que decidió irse a casa.

Una calle antes de llegar a su apartamento vio un objeto cuadrado al lado de la pared, justo bajo la vitrina de una agencia de viajes, engalanada con impresionantes fotografías de playas paradisíacas.

Ese es el auténtico paraíso pensó Javier y añoró a su antepasado Adán, mientras la lluvia le chorreaba por la nariz. Se quedó inmóvil contemplando aquellas playas por largo tiempo hasta que se le entumecieron los músculos. Un calambre le obligó a cambiar de posición. Su pie tropezó con el objeto cuadrado: una maleta metálica. Lanzó una maldición, pero luego, se agachó y la abrió. Contempló un apetitoso fruto mordisqueado. El estómago rugió de hambre. Supo por qué esa tarde se había acordado de su antepasado.

 Por: Juan

28 de Octubre, 2007, 8:09: SandraGeneral

 

Mareos.

Tambaleos.

Tropezones.

Un golpe en el dedo gordo.

¡Maldita maleta!

Empieza a llover. Hace frío.

¿La recojo? ¿pesará?

¡Cartas! Cartas de amor.

¿Aún alguien cree en él?


Por: Sandra
28 de Octubre, 2007, 8:02: JakoGeneral
http://almibarimposible.files.wordpress.com/2007/05/maleta.jpg


¡Mentiras!

Mentiras de colores, suaves, ásperas, gordas, delgadas, evanescentes, pesadas como rocas desbordaban una maleta abandonada en una fría y lluviosa madrugada.

El agua las arrastra por las calles, las dispersa por plazas y parques, humedece las paredes, desfonda techos y caen en forma de gotas que se introducen por los orificios de las orejas de los humanos.



Por: Jako

 


 


 

28 de Octubre, 2007, 8:00: DarioGeneral
http://www.davislisboa.com/artblog/media/solum.jpg

Cabezas de muñecas. Ojos inmóviles, sin pestañas, sin cejas en los rostros de plástico.
No puedo vivir sin ellas – fue lo que dijo el reo al jurado – mientras confesaba que todo empezó al encontrar una maleta una madrugada en una calle solitaria de su ciudad.
Él alimentó y cuidó a la niña con mucho amor, pero fue incapaz de arrebatársela a la muerte.


Por: Dario

28 de Octubre, 2007, 7:45: La direcciónGeneral


Lamentablemente, por inconvenientes técnicos estuvimos varias semanas en un limbo que no nos permitía subir los textos de nuestros colaboradores.
Ahora parece que los problemas se han solucionado, lo cual no es una garantía, pues tan misteriosamente como se bloqueó la página, ahora ya nos permite actualizarla. Cosas de la tecnología que, en casos como este, nos deja con una sensación de impotencia muy desagradable.Sin embargo, en tales circunstancias, es cuando se nos aparecen ángeles, aunque sean infernales a echarnos una mano. Gracias amigo por permitirnos usar tu blog para publicar algunos textos.
Pedimos disculpas a todos nuestros amigos de caelanoche y esperamos que disfruten de éstos nuevos textos.

La Dirección

Artículos anteriores en Octubre del 2007