http://www.davislisboa.com/artblog/media/solum.jpg

Cabezas de muñecas. Ojos inmóviles, sin pestañas, sin cejas en los rostros de plástico.
No puedo vivir sin ellas – fue lo que dijo el reo al jurado – mientras confesaba que todo empezó al encontrar una maleta una madrugada en una calle solitaria de su ciudad.
Él alimentó y cuidó a la niña con mucho amor, pero fue incapaz de arrebatársela a la muerte.


Por: Dario