http://almibarimposible.files.wordpress.com/2007/05/maleta.jpg


¡Mentiras!

Mentiras de colores, suaves, ásperas, gordas, delgadas, evanescentes, pesadas como rocas desbordaban una maleta abandonada en una fría y lluviosa madrugada.

El agua las arrastra por las calles, las dispersa por plazas y parques, humedece las paredes, desfonda techos y caen en forma de gotas que se introducen por los orificios de las orejas de los humanos.



Por: Jako