¿Alguien le ha explicado a este peón la importancia de ser rey?

Sus palabras son interrumpidas por un fuerte golpe que los lanza sobre los tejados de la ciudad.

El dedo gordo del pie queda adolorido. No debió patear con tanta fuerza esa maleta. Vale, en una madrugada de borrachera no puede uno pretender ser un Kaspárov.

Por: Garrit