Qué encajes más suaves y bellos, qué cintas más hermosas, qué telas más delicadas pensaba Ana mientras sacaba de aquella maleta esos objetos y los contemplaba extasiada…

En el fondo de la maleta, una imagen de Ofelia con la boca llena de algas.

Por: Marina