Tengo una caja de ciruelas para vender a la orilla del camino. Les quito la piel con los dientes y saboreo el ácido de su pulpa con mucho placer.
Luego las vendo. Sigo a la gente que me las compra hasta que las muerden. Saben a mi, por eso me las compran.


Por: Selvática