"Contemplamos la representación esperando habituarnos al desenlace, sin proponer un "y comieron perdices" alternativo"

"Mis manos ya no son porque no puede hacer, contemplan, opinan, pero mis manos ya no son..." 

"Si giramos el rostro, al menos no bajemos los ojos."

 "Las voces resultan familiares, las manos quieren tocarlas, pero una voz.....¿cómo puedo tocar una voz?."

 "¿Desde dónde debemos gritar para obtener algo más que nuestro propio eco como respuesta?"

Por: Charo González