Quienes me conocen saben lo sagrado que es para mí el compromiso con mi filiación política, evidente e irreversiblemente de izquierda. Ello no implica la negación a la autocrítica y la asepción dogmática de cuantos postulados emergen de las tendencias que allí aseveran inscribirse; al contrario, tal actitud desvirtuaría, de por sí, a la misma izquierda.
       Por tanto, no puedo dejar de sentir indiganción -como ser humano, como colombiano, como hombre comprometido con misociedad y con los más necesitados, en fin, como militante honesto de la izquierda- por los terribles actos cometidos por una organización que, como las Farc, se han encargado de manchar y desprestigiar nuestra sincera lucha por el alcance de una sociedad más justa, más humana y digna.
       No puedo adherirme a la posición, un tanto oportunista de Chávez, a quien si bien he admirado por varias de sus agresivas, pero eficaces y humanistas inicitivas, no puedo respaldar en esta ocasión, pues se vislumbra en su discurso un tinte propio del maquiavelismo uribista, que justifica cualquier medio para la obtención de un fin que ya deja de ser altruista, vistos los caminos que debe recorrer. Sería aceptable sólo en la medida en que esta postura se presentase con la única intención depromover el alcance de un marco jurídico que permita las negociaciones entre el Estado colombiano -como tal- y la guerrilla; falta ver si es este el objetivo que persigue el estadista venezolano, lo cual no justificaría el respaldo a las Farc, pero sí las declaraciones del mandatario de la hermana nación.
       Preocupado por esta situación, recordé y releí una entrevista que en 1972 Oriana Falacci realizó a la líder sionista Golda Meir, a quien no reconozco precisamente como un ejemplo a seguir, pero que reponde certera y conluyentemente ante el terrorismo, en su caso, promovido por algunos representantes del maltratado pueblo palestino: "La suya no es una guerra.
      Ni siquiera un movimiento revolucionario, porque un movimiento que aspira a matar no puede definirse como revolucionario"aseguró la en ese entonces primera ministra del Estado israelí;  absolutamente aplicable al hoy de las Farc, como pueden comprobarlo.
       En definitiva, lo que quiero resaltar es que no podemos vender filantropía a través de la misantropía, como lo han hecho las Farc durante lós últimos años. Además, y por otra parte, recordemos que la lucha de clases que algunos de nosotros pretendemos promover sólo plantea la imposición de la clase que representamos sobre la otra, como una fase de transición encaminada a la abolición de ambas, en torno a un marco de justicia,equidad, humanismo y dignidad, difícilmente igualables. Nuestra lucha final no es por una clase en particular sino por el hombre.
      
      Un saludo,
      Giovanni