Título:   Otras voces, otros ámbitos
Autor:    Truman Capote

 "¿Qué son casi todas las vidas sino una serie de episodios incompletos?"

     Me he tomado un tiempo en escribir una reseña para esta sección y el motivo para tal silencio fue una especie de apatía frente a lo que leía. No les ha pasado que a veces se leen algunos libros y al cerrarlos inmediatamente aparecen unos puntos suspensivos en la mente.
    Pues precisamente eso me sucedió estos meses, desde noviembre decidí sumergirme en el mar de autores recomendados por diversos suplementos literarios de la prensa o por revistas dedicadas a leer por nosotros, y a pesar de que algunos de ellos despertaron cierto interés, la mayoría de las veces, esos puntos suspensivos me asaltaban peligrosamente, obligándome a replantearme esta sección. ¿Un libro para ti?,  Cómo voy a recomendar un libro que no ha logrado impresionarme y que más bien me ha dejado con un amargo sabor en la memoria... esto es posible, de verdad.
    Pensando no solo en escribir para este blog, sino en mi propio alimento espiritual, me sentí descorazonada, como caminando por el desierto, nada es más parecido a ello, que vagar por los pasillos de una biblioteca pública, o una gran librería teniendo a la mano tantos volúmenes y escoger precisamente el que menos nos gusta.  
    Pero, quizás por eso, para quitarme ese sabor amargo de la boca, volví a lo conocido, a lo leído para verlo desde la nueva perspectiva que dan los años y la experiencia.
    Sí, volví a Truman Capote, volví a leer Otras voces, otros ámbitos y mi espíritu sintió renacer sus alas.
    Descubrí a un nuevo Randhol, encerrado en su cuarto, respirando con dificultad esa vida que le tocó vivir, procurando ocupar su tiempo de la manera más honesta posible, consciente de que nuestros pies nos llevan hasta cierto punto y ahí deciden no andar más, no se someten a la tiranía del calzado, aceptan de mala gana las pantuflas y aún así, en el momento menos pensado se deshacen de ellas, mientras la vida florece a su lado, la vida y el despertar del adolescente Joel. Es entonces cuando nuestra existencia  se circunscribe a una sentencia como esta: "¿Qué son casi todas las vidas sino una serie de episodios incompletos?"
    Frases así nos estallan en la cabeza y nos llevan a reflexionar sobre el misterioso encanto de la buena literatura, una magia que no acaba con los años, que sigue ahí, esperando pacientemente a que volvamos a restaurarnos el alma herida de tanta vaciedad.
    Cerramos el libro y en vez de puntos suspensivos aparece un interrogante: ¿Seré capaz  de completar el episodio que me correspondió vivir?
    Por lo pronto, el capítulo de reseñas se cierra con Otras voces, otros ámbitos, un libro que hay que tener a mano cuando la aridez nos rodee.

Por: Ágata