En la negra noche
mi rostro había tomado el lugar de la luna
mi mismo rostro
mis ojos
la misma curvatura de los labios
la redondez de los pómulos
la ondulación de la barbilla.
Sin embargo
los cabellos no terminaban de acomodarse
parecían tener vida propia.

Por: Selvática