"La expresión
nudo gordiano procede de una leyenda según la cual un campesino de Gordión  (actual Anatolia) llamado Gordias llevaba sus bueyes atados al yugo con unas cuerdas anudadas de modo tan complicado que era imposible desatarlas. Este hombre cumplió un augurio que promulgaba el hecho de que el futuro rey de Frigia vendría por la Puerta del Este acompañado de un cuervo que se posaría en su carro. Según las tradiciones, quien consiguiera desatar el nudo gordiano podría conquistar Oriente."

Y desde esa leyenda, los humanos a veces nos enredamos de tal forma que no conseguimos salir de esa maraña de nudos, es el caso de nuestro colega Inferno, a quien internet lo tiene enredado en su particular red, impidiéndole y privándonos de paso de poder acceder al blog INFERNO.
Pero no os preocupeís, para eso estamos los colegas, así que mientras se soluciona el entuerto o alguien deshace el nudo gordiano de la red, podeís disfrutar de los dardos aqui, que está casa es como la tuya, amigo infernal. Esperamos que alguien humano o infernal deshaga tal maraña pronto. Entretanto aquí teneís uno de sus último dardos.

La Dirección.



    Dedicatoria: A todos vosotros que me seguís, os dejo un aperitivo para aumentar "la caló"

    Introducción:
    En Australia el Papa ha visitado la ciudad, al tiempo que se ha celebrado una Expo sobre el Sexo.


    La Historia:

    • ¡¡¡Mmmmm!!! Hola padre, aquí estamos todos estos pecadores esperando ser rescatados de tanto vicio agotador (Un coro de lascivas mujeres, ataviadas con trajes de cuero muy sugerentes, atrapa en un corro cerrado al Gran Hechicero que es conducido a la sala VIP, en la cual se encuentra un macromundo sexual que haría las delicias de cualquier pecador… Hombres, mujeres y juguetes sexuales por doquier interactuaban sin ningún control, salvo el agotamiento de baterías de los aparatos utilizados o el físico de las personas allí reunidas.
    • Tengo mucho trabajo por hacer aquí. Debo reconducir la vida de estos pobres pecadores. (Desnudándose, se sumergió entre aquella masa sensual de cuerpos que vibraban en una danza muy sugerentemente sensual, participando como uno más)
    A pocos kms. de allí, un pueblo enfervecido, aclama el gran discurso de abstinencia pronunciado minutos antes por el Gran Hechicero.
    Por: Jimul - Inferno