CONTRATO DE ADQUISICION DE SERES HUMANOS

 

         El siguiente artículo fue publicado en el diario “El Defensor de Canarias, el 13 de diciembre de 1928, se trata de la reproducción de una nota publicada por otro diario: La Defensa de Medellín, Colombia, sin especificar fecha. Reproducida a su vez aqui... como ven, eternamente condenados a reproducir nuestras miserias.

 

         “Paquebote nombrado San Luis.

         Juan Simón Cordero – un negro en 258 patacones, en 20 de julio de 1725.

         Yo, Don Juan Johnson, factor administrador general de la Real Compañía de Asiento, establecida para la introducción de negros esclavos en esta América, por lo que toca a esta ciudad de Cartagena y sus individuos, viendo realmente y en efecto a Juan Simón Cordero y un negro de los introducidos por el paquebote nombrado San Luis, de corta edad y señales como al pie se refiere. Marcado con la marca Real en el pecho derecho y con la marca de este asiento en la espalda izquierda, (al margen hay signo o marca), en precio y en cantidad de 258 dólares, quien pagará de contado dicho Juan Simón Cordero a un dicho factor, el cual dicho negro vendo con todas sus tachas, malas o buenas, alma en boca, costal de huesos, excepto gota coral, o sea mal de corazón, y que la real hibitoria de esta enfermedad será notoria dentro de dos meses de la fecha de éste, conforme al uso. Y yo, dicho Juan Cordero, recibo dicho negro en la forma referida y para que conste en toda forma, teniendo al pie del recibo de mi el duplicado este contrato de venta, que quiero valga y en señal de posesión del comprador, he firmado dicho factor para que en su virtud pueda dicho Don Simón Cordero disponer de dicho negro como más le convenga.

         Y así otorgo y firmo el presente, sellado con el sello de la Real Compañía y refrendado por el secretario de ella, y de este tenor se han firmado dos, de los cuales uno se entregará a dicho Juan Cordero y otro firmado por dicho contador, quedará en esta factoría de Cartagena de Indias, a 20 de Junio de 1725, siendo el negro contenido en este despacho de Casta Arará, edad de 20 años, poco más o menos, con zajadotas en las sienes y la frente.

        - Juan Johnson – “

 

        

         Lo que asombra de este artículo publicado hace tantos años es su actualidad, nadie, ningún gobierno, ningún país ha logrado exterminar el comercio de seres humanos, al contrario,  lo auspician, más o menos veladamente por supuesto, otros, simplemente bombardean arrasando todo lo que encuentran a su paso.

L.D.