Vino a verme un amigo que se había convertido en la versión femenina de la actriz. Yo buscaba libros en un gran estante pero no encontraba nada que me gustara. Encontré uno de Marilyn pero tenía espinas que me hacían daño en las manos.

Mi amigo, bueno su versión femenina me propuso hacer una   película basada en ese libro. Pero mis manos sangraban y no le ponía atención. Él – Ella se cansó y me dejó sola porque la sangre ya llegaba hasta mis rodillas.

Selvática