Con estas palabras aquel tipo desgreñado y con ideas heterodoxas despertó del sueño feliz a los presentes. Los asistentes enmudecieron. Enrojecidos por el miedo se quedaron paralizados sin saber qué hacer.
La Economía se había quedado sin pretendientes
.

Jimul