Halloween:

(Un accidente brutal es descubierto a las 22:00 H. en el que se ve implicado un coche, interrumpe la noche de Halloween. Una patrulla redacta el informe policial con cierta desgana)

Hay que joderse, siempre nos toca trabajar en días de fiesta, porque algún imbécil no sabe comportarse. Braulio, llame enseguida al Juez de Guardia, necesitamos limpiar todo este desastre.

(Un deportivo, aparece a las 12 de la noche. Un tipo se baja del coche con arrogancia y soberbia, dejando sentada a una prostituta de alto nivel.)

¿Se puede saber para qué me hacen venir hasta aquí? Acaban de interrumpir una reunión social muy importante.
Verá señor, como puede usted observar se ha producido un tráfico con posibles víctimas mortales.
Muy, bien, muy bien... Levanten acta y todo ese rollo. A mí me están esperando urgentemente en la reunión que abandoné por un vulgar tráfico.

(El teniente, obedece con desgana la orden del juez, al tiempo que éste se va a toda velocidad en su flamante deportivo. Braulio encuentra un carnet en medio de la carretera, mostrándoselo al teniente. En ese momento se produce una explosión, asustando a la pareja de guardias. El teniente cabreado, tira al fuego la documentación, mirando con complicidad a Braulio) Vamos, es sólo un tráfico, resuelve el teniente.


Todos los Santos:

(A las 2 de la mañana, un cuerpo se mueve en medio de unos matorrales, tambaleándose se dirige hacia la carretera. Magullado y un tanto confundido, debido a que aún no se le ha pasado la borrachera, contempla como su vehículo se ha hecho fosfatina. Maldiciendo su mala suerte se dirige al poblado más próximo. Entra en la primera taberna que ve. Mira con cierta sonrisa la noticia de su propia muerte, en el noticiero nacional...

Ese soy yo... Soy famoso... Soy un muerto famoso.

(El camarero harto de las borracheras de sus parroquianos, ni le presta atención, siguiéndole el rollo)

Pues tómese algo para celebrarlo (Se toma una botella de tequila)


Día de Difuntos:

(La familia se reúne en el velatorio. Tristes y compungidos, porque aunque era un auténtico calavera, lo querían de verdad. La mujer llora con vehemencia.)

¿Y ahora qué voy a hacer sin mi hombre? ¿Quién te obligó a ir por aquel camino del diablo? Cariño, te quiero... No quiero vivir... Deseo irme con él.
Pues vente conmigo, a qué esperas. Si es que no puedes estar sin mí, pocholilla mía. (Un enorme silencio se hace. No puede ser... El finado ha aparecido vivito y coleando con... Un olor a alcohol que apesta la estancia.
Desgraciado hijoputa, cómo te atreves a plantarte así, ante nosotros, como si nada hubiera pasado... Y encima apestando como un borracho. ¡¡¡Te mato cabrón de mierda!!!...
(Una nube de familiares, impidieron la enajenada manifestación de la hasta ahora viuda)
(Repuesto ligeramente del encontronazo con su mujer, se levanta y con cierta elegancia y mirada seductora le dice: Vamos, mi Pochi, si sólo ha sido un pequeño susto de Halloween... (Acercándose a ella y cogiéndola por la cintura)
Te hago un trato... Esto no volverá a suceder. (Le da un beso apasionado).

Jimul