Identidades asesinas

Por Amin Maalouf

 

“Así, la época actual transcurre bajo el doble signo de la armonización y la disonancia. Nunca los seres humanos han tenido tantas cosas en común, tantos conocimientos comunes, tantas referencias comunes, tantas imágenes y palabras, nunca han compartido tantos instrumentos, pero ello mueve a unos y otros a afirmar con más fuerza su diferencia”

Página 101

 

Cayó este libro en mis manos por casualidad, no tenía referencias del escritor, y sin embargo el título: Identidades asesinas me hipnotizó, leí con expectación sus 174 páginas en busca de aquel resquicio que me permitiera entender el mundo que me tocó vivir y aunque en algunos apartes las teorías expuestas por el autor alcanzan a rasgar un poco mis tinieblas, las explicaciones agitan de tal modo las cortinas de la incomprensión que se me van de las manos los pedazos de realidad que atisbé entre líneas.

El autor analiza la historia, la cultura, la lengua de los pueblos centrándose en la dignidad del ser humano como punto de partida a una sociedad tolerante, pero al mismo tiempo nos llama la atención sobre el riesgo que se corre al encargar la dirección de esa sociedad. ¿Qué hacer? Una vigilancia constante parece ser la respuesta, pero ¿quién vigila a los vigilantes? ¿Nos volveremos acaso unos espías a tiempo completo? ¿Dará la humanidad el paso que por peso histórico le correspondería para dirigir sus destinos y hacer el mundo más amable?

No hay respuestas o hay tantas que ninguna nos sirve, pero es alentador saber que alguien también se interroga.

 

Greta