Exhaustas de tanta excitación, aquellas amigas treintañeras, cayeron dormidas en la cama,  comenzando a soñar con los Reyes, NO con los regalos que le iban a traer los Reyes.

        Y así fue que a primera hora de la mañana, Melchor, Gaspar y Baltasar, aparecieron en aquella habitación, suavemente, despertaron a las bellas mujeres. Hubo un silencio profundo  los 12 ojos no paraban de mirarse entre sí. Un abrazo inesperado siguió al silencio. Besos profundos y multitud de caricias, hicieron de aquel lugar el Ideal. La noche siguiente los pilló entre ardientes y profundos abrazos. Ellos lo tenían muy claro. Ellas no deseaban otra cosa.

        Desaparecieron para siempre en ese mundo paralelo llamado Paraíso. Cuentan que hoy son el Consejo asesor de los Reyes, ellos no dan un paso sin contar con sus sugerencias e ideas. También dicen que los Reyes han vuelto con más energía a la tarea que tienen encomendada: Llevar la Ilusión a todas las partes de la Tierra.

 

Jimul