La pareja va por la calle. Anochece. Su hijo adolescente los precede con cara de pocos amigos. Llegan a la esquina y de repente, el señor se desvanece y cae sobre el pavimento. La mujer y el chico tratan de reanimarlo. Ella le da palmadas en el rostro, el chico intenta pedir socorro con su teléfono. No lo consigue. Cambian, él ahora auxilia al señor, ella intenta llamar a los servicios de socorro, pero se hace un lío con el menú y le contesta alguien en alemán.

    Decide llamar a un vecino, éste viene corriendo en compañía de su mujer y en unos instantes logran reanimarlo y se lo llevan a casa.

   Ella se queda mirándolo, admira su cuerpo delgado, la elegancia con que siempre viste y el tono aceitunado de su piel.

   Ya en la casa, lo dejan en la cama. Viene una mujer vistiendo una erótica pijama. Las dos mujeres se miran y estallan los celos. Ese hombre escucha en silencio los reproches de su mujer mientras que la otra sonríe para sí, mientras piensa que ya falta poco para estar con él.


Selvática