24 de Julio, 2011, 8:16: Lady papaGeneral


            Esta frase pertenece a la letra de REHAB quizás la canción más conocida de Amy Winehouse, hoy escondida en su tokonoma* particular, como denominan los japoneses, expertos en las artes de la invisibilidad, el lugar escogido para desaparecer cada vez que lo deseen.

            Y así lo quiso la voz quebrada más importante de la música actual, la joven rebelde que nunca aceptó que le dijeran lo que debía o cómo lo debía hacer, una joven no apta para el mundo, que como en el poema de Lezama Lima, con las uñas fue abriendo su propio tokonoma en la pared, buscando su pequeño vacío, desapareciendo para aparecer de nuevo y lo consiguió con su música a costa de su propia vida.

            Porque cada vez que lo deseemos, nos bastará recurrir a nuestro archivo musical para volver a escuchar su voz rasgada hablándonos de cosas cotidianas, de problemas con padres, parejas, de la muerte como en Back to black - donde muere cien veces - de esas cosas que nos ocurren a todos los mortales y que algunos sortean mejor que otros.

            Hoy quienes estuvieron cerca de ella, se sienten un poco culpables, quizás piensen que pudieron hacer algo para evitar su muerte, yo creo que no, yo creo que hay seres que habitan el reverso del mundo, se cuelan por error, patalean y se despedazan porque no caben en esta realidad, Amy es uno de esos seres, que como los duendes, las hadas o los elfos no son de este mundo, habitan un lugar que muy pocos mortales pueden entender y si por algún acaso, esto sucediera, en ese infinito segundo en el que los ojos de los seres del reverso y del anverso coinciden, la mirada de los hombres adquiere un doble poder cuyo don consiste en acercar lo lejano y alejar lo cercano, esa es la música y más que la música las palabras que brotaron de su garganta, el clamor reducido a un grito universal, todo el mundo necesita un cómplice, un calor de manos, un oído que escuche y un guiño de ojos, pobre del que se niegue a abrir sus ojos, del que no se detenga a escuchar, nunca tendrá nada interesante que contar, nunca rozara la magia de lo desconocido.         

            Todos en algún momento de nuestras vidas sentimos la necesidad de huir y muchos lo hacemos en nuestro particular tokonoma aún sin saberlo, sólo allí podremos cambiar lo que no nos gusta, o imaginar soluciones inviables, o hacer realidad la frase batalla de Amy I just leed a friend.

 

           

           

* es un pequeño espacio elevado sobre un washitsu, una habitación de estilo japonés con piso de tatami, en donde se cuelgan rollos desplegables decorativos con pinturas.  El tokonoma y sus objetos contenidos en él son elementos esenciales en la decoración tradicional japonesa. Su primera aparición data del período Muromachi (siglos XIV a XVI) .


Lady papa


23 de Julio, 2011, 9:39: Lady papaHablando de...


Un país tan rico como Colombia, necesita de gente inteligente y capacitada para dirigir su destino cultural y económico hacía un desarrollo sostenible y equitativo; pero ese ha sido precisamente su mayor problema: la gente que se dedica a la política en el país, en su gran mayoría no está cualificada para desempeñar esa función.

Afortunadamente eso tiene solución, basta con ponerse en ello hasta lograrlo con el aporte de todos los ciudadanos que, no somos de profesión políticos, pero que somos responsables de elegirlos.  Ojalá - en mis más remotos anhelos lo deseo, se convirtiera en ley inapelable -  dicha opción, en primer lugar, contempla la posibilidad de exigir a los político, titulaciones universitarias, master, postgrados, especializaciones e incluso ensayos científicos para poder acceder a sus respectivas carteras; como cualquier mortal, así el Ministro o la Ministra, de Agricultura, por nombrar a alguien, debería tener amplios conocimientos sobre este tema, además hacerle un seguimiento para evaluar su capacidad de adaptación y de respuesta a los retos de la vida actual y de los caprichos de la naturaleza.

 Segundo punto: Cada ciudadano o ciudadana que aspire a llevar las riendas del país debería además saber como mínimo dos idiomas para acceder a sus cargos mediante concurso académico antes de someterse a consulta popular. En esta evaluación previa se tendrá muy en cuenta un examen psicológico del candidato o candidata, con el fin de analizar su capacidad mental, su personalidad y su honradez.

 Por supuesto, el ambiente familiar también será tenido muy en cuenta, ya que hasta en las mejores familias los parientes... ya se sabe.

 Igualmente sus sueldos deberían estar a la par que los de un ejecutivo de cualquier empresa particular y no al nivel de un Cristiano Ronaldo, por ejemplo. Qué no lo son, ni llegaran a serlo, ¡ojalá!

 Tercer punto: Todo ciudadano o ciudadana, de profesión político, en el momento de aprobar las pruebas indispensables, y si demuestra su capacidad, deberá, al jurar su cargo, presentar dos fiadores o codeudores que lo avalen durante el desempeño de su cargo y que respondan por él en el momento de su retiro, por si acaso.

 Cuarto: Disfrutaran de los mismos servicios de Seguridad Social, Seguridad Ciudadana, Educación, Vacaciones y Pensiones de Jubilación que todos los colombianos de cualquier condición social.

 Quinto: La utilización de numerosos guardaespaldas y/o procesiones de carros blindados y motos de seguridad ya no será necesaria, pues quien nada debe, nada teme, por tanto será abolida, aunque si el político o política lo desea, deberá pagar el mantenimiento de su propio bolsillo.

 Con estas medidas - y si alguien desea aportar más alternativas - se podría empezar a evitar la corrupción, o el mal manejo de los fondos del Estado, sólo el consenso general, el cumplimiento de las leyes que dicta nuestra Constitución y la responsabilidad de todos los colombianos lo hará posible, o al menos impedirá que los corruptos se vayan del país llevándose los dineros de los damnificados, de los contratos de obras públicas o de los presupuestos para Educación, Salud y Desarrollo Económico.

Esta es una idea a evaluar y a debatir dados los momentos que estamos atravesando, ¿por qué no?

Lady papa

 

23 de Julio, 2011, 9:24: Selváticaminirelatos


    Dejo de tenerlos hace tiempo y es una pena, si señor. Antes le gustaba la hora del atardecer como preludio antes de emprender ese viaje maravilloso donde todo es posible, cuando podía caminar sobre las nubes, ser dos o tres personas al mismo tiempo, bailar sobre las notas musicales o descender a las cavernas más recónditas sin necesidad de tubos de oxigeno.

    De un tiempo a esta parte la certeza de sus limitaciones lo trae de capa caída, cabizbajo y silencioso recorre los días de su vida sin mayor aliciente, más bien con indiferencia, como si ese que se levanta todas las mañanas, se acuesta o come los platos que tanto le gustaban fuera otro que no tiene nada que ver con él.

    Es raro ver como alguien que se parece a ti, vive y hace tus cosas cotidianas, sin embargo algo bueno tiene, porque ese ser le ha mostrado grietas que antes ignoraba: Por ejemplo, se dio cuenta de que alguna vez sintió envidia, celos, odio y rencor.

    Al principio no lo podía creer. No, que va; él era un hombre equilibrado,  feliz y en los hombres equilibrados y felices no anida el odio ni la envidia, ni todas esas cosas tan feas que…

 

   Anoche soñó que atravesaba un enorme lago donde la niebla acariciaba su rostro y a veces, le dejaba ver su propio rostro magnificado.


Selvática

23 de Julio, 2011, 9:01: SelváticaAlaprima


   Él sabe que está lleno de historias, que nunca estará solo porque siempre habrá un personaje susurrándole al oído, o le saltaran entre los dedos de sus manos,  por eso hace tiempo que abandonó el mundo de los vivos.

   Ahora se pasea indiferente por entre los mortales, camina junto a ellos ciertos tramos hasta que se aburre o se cruza con otro más divertido o más inteligente. Todos los días hace lo mismo,  a veces corre con suerte y se adhiere a un hombre divertido, optimista, cariñoso, otras llega incluso a ser excitante y es cuando los mortales se lanzan a grandes hazañas. Ah eso si es vida!

   Otras sin embargo, no todo es perfecto, tiene que conformarse con silencios, con profundos suspiros o movimientos monótonos y rutinarios.

   Hace tiempo dejo de ser él mismo para ser sus historias y no le va mal.

Selvática

23 de Julio, 2011, 8:48: GladysGeneral


    Colocó su mano a un centímetro de la suya y en un rincón de sus cerebros ambos sintieron que estaban cometiendo un error, también ambos sabían que eran débiles para apartar las manos uno del otro. A ella le habría gustado tener sólo diez años menos, si los milagros existieran. Si hubiese sido verdad lo que su abuela le decía cuando era niña, si de verdad existieran las hadas y en ese momento apareciera en aquel bar, en medio de aquella gente. Si eso fuera posible a nadie le extrañaría que una mujer vistiera de tules y llevara una corona y un cetro. Todos en aquel bar vestían cosas raras, tenían el pelo de muchos colores y sus ropas eran una sinfonía del absurdo.

     No, a nadie le hubiese asombrado que un hada se apareciera allí y de repente le susurrara al oído que pidiera un deseo.

     Ella pediría solo eso: ser diez años menor. Que el hada con su varita mágica borrara de su cara ciertas arrugas, o tomara su vida y desapareciera un marido, dos hijos, un trabajo… no. Tenía que poner los pies sobre la tierra, tenía que mirarse al espejo de frente, o no al espejo, bastaría con que ella  eligiera.

     Y lo miró a los ojos y aunque el hada no apareció, el mundo se esfumó, los dos cuerpos se levantaron sin pronunciar una palabra, salieron en busca de un lugar oscuro para amarse, así son los amantes, sobre vuelan por las calles, tropiezan con los objetos que tratan de impedirles el paso y logran su objetivo.

     Los amantes viven para instantes como esos, aunque al día siguiente tengan que bajar los ojos delante de los demás compañeros de la oficina, o disimular una tos inoportuna o un bostezo demasiado prolongado cuando el marido la mira a los ojos y le pregunta qué le pasa.

     Los amantes se visitan por la noche, cuando los cuerpos duermen, ellos gravitan sobre las camas, se aferran a las cortinas, se susurran caricias que no pueden hacer. A ella el techo se le cae encima como una losa, el cuerpo de su marido está ahí, aunque en la alcoba haya otro hombre que se esfuerza por morder, tocar y recorrer con sus labios.

    Hay que elegir le grita un viento frío que recorre su frente, pero también sabe que no puede hacerlo y su espíritu se reconforta imaginando un mundo ideal en que una mujer convive con dos amantes en armonía.

Gladys

             

 

23 de Julio, 2011, 8:43: GladysGeneral


    Ya sabe cuantos pasos hay de su cama a la puerta de su habitación, de ahí hasta el baño, del baño otra vez a la habitación, la cocina, el salón, la ventana y a empezar una vez más. Tiene su libreta particular llena de cifras y combinaciones posibles para alterar la rutina de esos viajes por su casa, el segundo exacto en que sucede, incluso ha llegado a notar, que a veces,  las cifras no cuadran.

   Al principio pensó que se había equivocado al escribir aquella cifra que contabilizaba los pasos de la habitación a la cocina pues había un número que no era muy claro, parecía un siete, pero le faltaba la raya horizontal, aunque podría ser un nueve, pero no estaba muy bien definido; para asegurarse recorrió la distancia una vez más y anotó el número claro y grande, no fuera a ser que la vista empezara a fallarle, después retomó los pasos y los volvió a contar, pero le faltaban tres.  Se quedó un instante indeciso, ¿qué pasaba?

    Respiró hondo y empezó de nuevo. Levantó la cabeza decidido, dejó la mente en blanco, se situó bajo el marco de la puerta de su habitación, hizo un pequeño calentamiento, seguido de una breve relajación muscular y se concentró en la acción. Uno, dos, tres…. empezó a caminar contando hasta la cocina, luego anotó el resultado, decidió regresar, repitió el ritual y al llegar a la puerta de la habitación, se dio cuenta de que le sobraban siete pasos.

    Se miró extrañado los pies, parecían ser del mismo tamaño que ayer, luego midió las baldosas con una vieja corbata que aún conservaba. Eran iguales. No lo entendía, repitió la acción un par de horas hasta que el cansancio y la desolación lo doblegaron: ninguna cifra cuadraba.

    Para calmar el desfallecimiento que empezaba a sentir, se tomó el último café que quedaba y que debía llevar varios días en la cafetera pero no le importó. Tenía un enorme problema por resolver,  cuando lo aclarara ya iría a comprar provisiones.

    Decidió dormir un poco para olvidar las cifras, y el misterio de la continua transformación, pero el sueño se negaba a aliviar su fiebre numérica, entonces decidió cambiar el rumbo de sus pensamientos, buscó en su mente algún recuerdo alegre, alguna palabra amable, o una imagen grata pero su cerebro parecía un muro de piedra pintado de blanco.

     Un muro que fue creciendo, o ¿él empequeñeciendo? Notó que la sábana pesaba sobre su pecho más de lo normal, y los pies no le llegaban al borde inferior de la cama, la almohada era una montaña como el Everest y la bombilla del techo, una luna inaccesible.

 

 

 

     - Aquí no hay nadie caballeros - dijo el policía al grupo de vecinos reunido en el rellano. Las caras de uno y otro giraban buscando una respuesta que nadie se atrevía a emitir.

      - A lo mejor se fue sin que ustedes se dieran cuenta.

      - Puede ser, pero yo estoy segura de que hasta hace un rato se oían unos ruidos muy raros.

      - Pues yo hace como una semana que no lo veo.

      - Es verdad, desde que su esposa se fue.

      - Ah y creo que lo había despedido… lo digo porque dejó de salir a las siete, como siempre  había hecho.

 

 

      El grupo seguía lanzando conjeturas desde el rellano de la puerta sin darse cuenta que un diminuto hombre se desgañitaba gritando para llamar su atención.


Gladys


2 de Julio, 2011, 7:57: SelváticaAlaprima

       La música invade la plaza, los cuerpos se mueven al unísono, las cabezas se agitan y las caderas ondean verdades. La vida, por unos segundos se funde con la melodía y las voces roncas del público.

    El cantante desgarra su garganta, aviva al público, le pide que cante con él, lanza su magia y éstos obedecen, sin embargo, en medio del publico hay un agujero negro, por allí logra colarse la música y la magia pero se va debilitando a medida que avanza hacía  la oscuridad, la frialdad y el hedor. En el fondo hay un ser humano, en el fondo habita un cuerpo dotado con ojos, oídos, manos, voz y cabeza, pero sin sentimientos, un montón de carne y huesos inerte, que sin embargo se hace preguntas: ¿por qué no siento placer?


Selvática

2 de Julio, 2011, 7:45: Selváticaminirelatos

   Los perdedores no deben agachar la cabeza, al menos no por mucho tiempo. Solamente deben permitirse inclinarla un poco al saber la noticia, quizás dejar que los ojos se les pongan más brillantes que de costumbre y la voz se quiebre un poquitín al hablar, pero luego, las manos deben recoger el orgullo herido, guardarlo en el bolsillo y empezar a caminar.

   Lo que pase de ahí en adelante es cosa de cada uno y nosotros no tenemos porque meternos en la vida de nadie.

   La niña miraba al abuelo, jugaba con las arrugas de sus manos y el fracaso era solo una palabra suelta que caía sobre su cabeza mientras la tarde lo hacía sobre las copas de los árboles, el parque estaba lleno de palomas revoloteando, de olor a tierra húmeda y del calor del cuerpo del abuelo.

   ahora, mirando a su padre, de espaldas a los otros ancianos en la residencia, pensó en las tardes de su hija… sonrió, recogió los recuerdos y se los metió en el bolsillo, como si fuera aquella frase que su abuelo….

Selvática
2 de Julio, 2011, 7:26: Lady papaHablando de...


    "Una isla de basura hallada en medio del Océano Atlántico con un tamaño semejante a la superficie de Cuba esta siendo analizada actualmente por el Woods Hole Oceanographic Institution de la Universidad de Hawaii.

    Según los registros, hay más de 580 mil piezas por kilómetro cuadrado, entre las que se pueden hallar desde productos plásticos hasta electrónicos. Sobre estos desechos ya se han formado microorganismos y enormes concentraciones de mercurio".  (1)

  "Igualmente el oceanógrafo norteamericano, Charles Moore - descubrió por casualidad otro basurero flotante en el archipiélago de Hawai- en esta zona, muy poco frecuentada por los barcos dadas las condiciones atmosféricas que ahí prevalecen, circulan cerca de cien millones de toneladas de plásticos de todo tipo".

   "En Europa, otro tanto de lo mismo, el viejo Mare Nostrum (el Mediterráneo) ostenta el deshonroso título de ser  el mar más contaminado del mundo". (2)

   Y aquí, en nuestra propia casa, apenas nos llegan noticias de la cantidad de ríos ya sin peces, principalmente en el departamento de El Putumayo, debido a las fumigaciones con glifosato; a falta de mayores y serios informes ecológicos en nuestro país, nos basta con mirar nuestros ríos, arroyos, mares, bosques o los extramuros de nuestras ciudades para pulsar inmediatamente todas las alarmas.

   Esas aguas sucias en las que flotan nuestros desechos vista al día siguiente de una celebración masiva - las navidades -  en la que medio mundo regala objetos a otro medio mundo hace pensar en la urgencia de modificar el comportamiento de una sociedad de consumo que se consume a sí misma.

   Una buena opción, quizás la única que tenemos a nuestra mano consiste en reciclar,  y no es sólo una moda, ahora ya se ha convertido en una obligación y un deber para todo el mundo, tanto autoridades como ciudadanos; en otras palabras, reciclar es dar otro uso a nuestras basuras, de lo contrario nuestro planeta se convertirá en un enorme y apestoso vertedero.

   No basta con separar papel, cartón, cristales, plásticos, latas o residuos orgánicos, hay qué hacer algo con todo eso, y una buena opción es en lo posible darle otro uso a lo usado, reflexionar sobre lo que compramos preguntándonos si realmente lo necesitamos. Para ello se requiere por supuesto, un cambio de mentalidad y austeridad en nuestros recursos.

   El planeta nos pertenece a todos y esas bolsas de basura que sacamos cada noche a la calle van a parar a nuestras playas, a nuestros montes, a los extramuros de nuestras ciudades, a nuestros bosques o desiertos. Antes de tirar algo pensemos: este cartón puede servir para otras cosas, esta botella de plástico puede ser usada como tal otra, este electrodoméstico podría tener reparación, esta ropa puede servir como trapos; si nos damos unos minutos de tiempo seguro que encontraremos otro uso para los objetos que tiramos y desde luego nuestro planeta y nuestros hijos nos lo agradecerán.

    No voy a enumerar aquí formas o métodos reciclaje, para eso están las instituciones competentes y su labor consiste en facilitar, informar y formar a los ciudadanos respecto de la manipulación de sus residuos, mi objetivo es mostrarles esta imagen y que la recuerden cuando vayan a comprar pescado en el hipermercado tan aséptico que tiene en la esquina de su casa.

   Basta simplemente con eso PENSAR, pensar en que comemos y bebemos de lo que el mar, los ríos, los campos, selvas y bosques nos dan, pensar en que consumimos más de lo que podemos asimilar y ese consumismo nos está llevando al exterminio de nuestros recursos alimenticios y del planeta en el qué tan indolentemente vivimos.


(1) http://www.absolutcaribe.com/confirman-una-isla-de-basura-sobre-el-atlantico/

(2) http://www.menendezymenendez.com


Lady papa


2 de Julio, 2011, 7:21: GladysGeneral


    Me gustan las noches de San Juan, me gusta ver a la gente salir de sus casas confiados e ignorantes de su destino dirigiéndose a la playa llevando a cuestas todo lo malo que quieren quemar.

    También me gusta porque me siento uno más, voy caminando codo con codo y disfruto de las ventajas o inconvenientes de tener un cuerpo solido, así sea solo un fugaz instante de comunión con la gente, me vale para recordar que también fui carne y hueso, que me cansé al caminar, que el cálido aire de finales de Junio acarició mi rostro.

    Tuve diez dedos en las manos, dos pares de tobillos, unos cabellos largos y unos ojos que aún devoran… bueno, a lo mejor eso no es precisamente lo mejor de mi.

    Me gusta salir temprano de casa, caminar hasta la playa, buscarme un sitio en la arena para contemplar el ir y venir de la gente, a veces me molesta la arena que levantan sus pies al correr,  bah! un inconveniente sin importancia. Luego están los olores de las comidas, la avidez con que tragan los alimentos y beben hasta tambalear mientras matan el tiempo hasta que llega la media noche, las luces de la avenida se apagan, y los fuegos iluminan la ciudad entera. El estruendo hace temblar el universo mientras nos entretiene  con espectaculares y fugaces palmeras, rayos, estrellas, caminos de luz hacía le infinito; luego la gente quema sus penas, contemplan maravillados como las cosas malas desaparecen en el fuego. Todos, absolutamente todos se aferran al ardiente cordón umbilical de las hogueras para purificarse, lo alimentan, lo miman, lo avivan y alientan para que sus lenguas trémulas devoren esas horribles cosas que les atormentan.

  Tardé muchos años en comprenderlo. Antes, odiaba esas manifestaciones masivas, huía de esas enormes procesiones con desdén y me arremolinaba en un rincón cerrando los ojos para no verlo, era tan aburrido y monótono, hasta ahora.

   Esta noche comprendí que es lindo hacer rituales, que es maravilloso creer en algo, que también se puede ser feliz nadando en la oscuridad cuando se es de nuevo inocente. Son las doce y mi ansiedad crece, mis ávidos ojos buscan entre la muchedumbre  a ese que desafía los elementos, aquel que salta sobre el fuego, que toma aliento antes de iniciar el vuelo, que en un segundo calcula las distancias, retrocede para hacer carrerilla y se eleva …

    Todo se cumplió dentro de los plazos establecidos, el rito una vez más salió a la perfección, la humanidad entera se liberó de sus males y yo renové mis rutinas. 

   Cuando todo pasó, decidí quedarme un poco más a ver qué ocurría después de la fiesta, la verdad tuve una gran decepción, la gente se marchó, la playa quedó sucia unas cuantas horas, luego aparecieron las cuadrillas de limpieza y segundos después los paramédicos que recogieron su cuerpo. Yo ya había cumplido.

     Ahh cómo me gustaban las noches de San Juan.

Gladys

Artículos anteriores en Julio del 2011