Buceó hasta rozar las anémonas,  controló su respiración hasta que su cuerpo se convirtió en una burbuja a capricho de las olas, soñó con caballitos de mar y con sirenos de voz grave hasta que el cruel sol le descubrió un par apéndices llamados piernas.

    Selvática