De repente los pantalones nos quedan cortos, o el mundo da de sí hasta el infinito, de repente se nos cae el pelo y los dientes se tuercen, de repente nos llaman señor o señora,  de repente también, el corazón vuelve a latir cuando nos sorprendemos tarareando aquella canción.


    Selvática