No te asombres, ya sé que soy maniática de la limpieza y esas cenizas que ves sobre  la mesita del recibidor son los restos de una multa de tráfico.

            Es tonto. No puedo evitar correr hacía ti.