Cuando lo miró a los ojos recordó que alguna vez juraron ser siempre sinceros, sin embargo no se acuerda en qué momento empezaron a acumularse entre ellos los silencios, las historias a medias o con finales diferentes, agazapadas entre frases como: lo hago por su bien, si se lo cuento no lo va a entender, o es demasiado largo y no tenemos tiempo, los niños, el trabajo,  las visitas que llegan de improviso.

            Ahora ya no puede ver sus ojos, una muralla de mentiras los ha separado y ya no vale la pena derribarla.

Cuando lo miró a los ojos recordó que alguna vez juraron ser siempre sinceros, sin embargo no se acuerda en qué momento empezaron a acumularse entre ellos los silencios, las historias a medias o con finales diferentes, agazapadas entre frases como: lo hago por su bien, si se lo cuento no lo va a entender, o es demasiado largo y no tenemos tiempo, los niños, el trabajo,  las visitas que llegan de improviso.

            Ahora ya no puede ver sus ojos, una muralla de mentiras los ha separado y ya no vale la pena derribarla.