Desde el pantano que es mi vida nacen millares de mosquitos que me asaltan de tiempo en tiempo, algunas veces me han hecho tanto daño que he llegado a temerme lo peor, otras son apenas un incordio pasajero, y sin embargo nunca me enfado, nunca protesto y sigo viviendo al lado del pantano.