Voy cantándote por las calles, voy diciéndote cuanto te quiero, voy besándote en el hombro y susurrándote "te quiero" en todas las entonaciones que imagino, en todas las tonadas que improviso y con todos los estilos que conozco.

            Al atravesar las calles te tomo de la mano, no es que quiera protegerte, es que me gusta sentir tu tibieza, al mirar el cielo, tu cara está dibujada con nubes en el atardecer, tus ojos se tornan violeta, tu barbilla naranja y ardes hasta desaparecer.