Soy tus pasos, soy las huellas de tus pies, soy tu voz, invento mundos donde la calidez de tus manos entibian las aguas en que me baño.

            Soy una esponja en expansión, una estrella sideral, un universo de espuma lleno de todas las partículas de tu cuerpo.

            Soy una voz llena de matices, con los agudos de mi corazón, los graves de tu ilusión,  los do de los dos y los fa sostenidos entre los caminos que nos atraviesan.

            Soy los viajes que soñé, los que viví e imaginé, soy un esqueleto temblando ante tu esqueleto, agitados por las corrientes que se cuelan entre la puerta de la habitación y la del pasillo.

            Soy una caja de sorpresas llena de ti, un contenedor al que le faltan los brazos para juntar las piezas.