Cuando vengas a mi cama te quiero desnudo, deja ante la puerta tu ropa, pero también tu vida pasada, tus sueños, tus ilusiones, tus amores antiguos, tu saber y tu razón.

            Te quiero desnudo, te quiero vivo en mi cama, quiero incluso que olvides las palabras aprendidas antes de mi, te quiero limpio, transparente, nuevo, como si acabaras de nacer.

            Te quiero sin huellas de caricias antiguas, te quiero ignorante de paisajes eróticos, te quiero liso, llano y salvaje, te quiero desnudo como si fueras el primer hombre de la tierra.

            Te quiero así porque así me he transformado, porque también seré la primera mujer en la tierra y porque cuando duermas a mi lado, cuando mi respiración se una a la tuya,  mi calor al de tu cuerpo, lograremos ser dos humanos que se aman.