Uno, dos, tres, cuatro, cinco… ahí están todos, cinco dedos en la mano derecha, cinco en la izquierda, al igual que mis pies. Y si avanzo hasta la cabeza con mucho cuidado voy encontrado todo lo que ha sido mío desde que nací.
            Ahí está todo lo que la naturaleza tuvo a bien almacenar entre mis huesos, incluso lo intangible, eso llamado inteligencia, pensamientos y memoria. Es verdad, todo eso está ahí y para demostrárselo le diré mi nombre: soy Cual y sin embargo no estoy completa, me falta mi Tal.