La grave situación económico-social en España esta dando origen a nuevas formas de manifestación popular, allí nació el movimiento social denominado 15M, más conocido como LOS INDIGNADOS. Un grupo de jóvenes acampando en la puerta del sol protestando por los recortes a su estado de bienestar, que poco a poco ha cobrado mayores dimensiones y se ha ido extendiendo no solo a otros lugares de España, sino que sus adeptos ya han cosechado algunos importantes logros, sobre todo en Oriente medio y en Latinoamerica, aunque quizás con menos repercusión mediática.

Ahora, la gente desesperada ante la terca posición del gobierno y ansiosa de soluciones ha recurrido a manifestarse delante de los domicilios privados de banqueros, políticos, ministros de educación o de economía para gritarle en sus mismas narices lo hartos que están con la situación.

No están infringiendo ninguna ley, no están cometiendo ningún delito, la gente solamente está expresando su descontento y exigiendo una solución a sus problemas y se lo está diciendo a la cara. Ellos y sus familias, mujer, hijos, hermanos, cuñados los pueden oír durante horas. Desde sus ventanas pueden ver pancartas, pueden oír las voces de ancianos jubilados, de mujeres enfermas, de familias que de un momento a otro se han quedado sin sus casas porque perdieron su trabajo y no pueden pagar esas hipotecas usureras con que los embaucaron los listísimos banqueros. Eso es el Escrache.

Luchar por sus derechos, es obligación de todo ciudadano, exigir sin rendirse, manifestar su descontento y exigir soluciones cada día, no solamente un primero de mayo o un día X; porque en cuanto la tensión baja, los políticos aprietan más el nudo, hasta asfixiar a los ciudadanos.

En este tira y afloja van surgiendo movimientos sociales, van creciendo las voces de protesta, se va extendiendo un sentimiento solidario que nadie puede predecir en qué acabará.

Los grandes cambios en la historia de la humanidad han sido motivados por una serie de circunstancias económicas, religiosas y sociales muy similares a las que se están viviendo actualmente, situaciones que comprometen el pensamiento, la razón y la supervivencia de los pueblos. Así, la sociedad de este siglo XXI está convulsionando y nadie se atrevería a apostar por un futuro, ni siquiera cercano; sin embargo políticos y macro financieros parecen vivir en el oscurantismo más absoluto; ellos embutidos en sus paraísos fiscales señalan con el dedo países, suben intereses, buscan el medio de asegurar su poderío sin darse cuenta que delante de sus puertas existe algo que se llama persona y que posee inteligencia, coraje y fuerza de voluntad para exigir sus derechos y organizar una reestructuración mundial. Empezar por el Escrache, es una forma de poner los puntos sobre las íes para recordarles a los poderosos, que el pueblo está ahí, en frente de sus puertas y además está alzando la voz.