Análisis estadístico profesional de su sitio Web


Dicen que no se pueden fiar de mi, que cambio como las mareas, que voy de aquí para allá a mi antojo, eso me ha creado mala fama, lo sé.

Pero también es verdad que me manipulan, que me voltean, me giran, me suben o me bajan a su antojo o conveniencia. Hoy estoy en la casa de las finanzas, mañana en la de cualquier vecino que cuadra sus cuentas para llegar a fin de mes.

Sí, soy la cifra de las estadísticas y no tengo la culpa. Depende del cristal con que me miren… como todo el mundo.