Resultado de imagen de erase una vez

Hace tiempo, reemplazó el famoso érase una vez. En realidad nunca lo sustituyó por placebos. Fue un cambio total en su maquillaje vivencial, aunque todavía se dobla, al chocar con las esquinas de sus días.

También, aunque ya se acostumbró, aprendió a caminar sobre arenas movedizas. Sí, desde que empezó a hacerlo, la tierra era blanda bajo las plantas de sus pies, por eso tambaleaba, pero su madre creía que tenía una pierna más corta que la otra. No era así.

Lo importante, más que la torpeza al caminar, era mantener vivo lo que llevaba en los brazos y eso si que lo ha hecho bien toda su vida.