Resultado de imagen de luna lunera

Fue un amanecer raro, la luna no quería dejar su lugar al sol, sucedía una vez cada mil años, cuando se le permitía avanzar un poco más, y lo hizo.

Todo comenzó en un encuentro casual, fue un instante que duró una eternidad, él le contó de su amor por ella y ella le habló del dolor de la ausencia, así que decidió ayudarlos, él al norte, ella al sur, pero por un instante pudieron tocarse, aunque fuesen solo imágenes reflejadas sobre la superficie de sus cráteres.

Con eso bastaba para que vivieran un poco más, era la única ayuda que podía brindarles, ella, que al fin y al cabo no es más que un satélite.