Resultado de imagen de enamorarse

La tercera edad en nuestra sociedad tiene muy mala imagen, los ancianos son dejados de lado como objetos inservibles, sin embargo no tiene porque ser así, al contrario, puede ser un momento ideal para hacer aquellas cosas que se postergaron por obligaciones juveniles. Es la edad en que se suman experiencia, tiempo libre, ilusión y con ciertos cuidados, salud.

Claro, no hay que exagerar como en la película The Bucket list- 2007 - dirigida por Rob Reiner y protagonizada por Jack Nicholson y Morgan Freeman. Basta con tener ganas de vivir y empeñarse en ello, por ejemplo enamorarse haciendo oídos sordos a todos aquellos que digan: A su edad, qué disparate. Estas loco, o deja eso a la juventud.

Nadie es inmune al amor y tal como se siente en la juventud, puede durar un día, unos meses o unos años, lo que cambia es lo que busca un ser humano en ese otro ser humano que le hace sentir mariposas en la barriga. En la juventud el amor se puede definir con "devorarse" pero nunca se sabe si eso es amor de verdad, suele ser más bien pasión, deseo carnal que, quizás se limita, a lo que nos hace felices a nosotros y no a la otra persona.

En cambio, pasada esa época, el amor suele volverse más maduro y el ser humano es capaz de amar de verdad a la persona que escoge para compartir su vida, porque entonces ya no se está dominado por la pasión ciega o el sentimentalismo.

Enamorarse, buscar pareja durante la tercera edad, puede ser enormemente satisfactorio, pues es una época en la que los hijos ya se han educado y formado sus propios hogares, se tiene tiempo para dedicarse a disfrutar de los buenos momentos, los que puedan permitirse ese lujo, claro está, si hablamos de personas sanas físicamente y psíquicamente.

Pero enamorarse también implica actividad sexual, otro tema tabú en nuestra sociedad, un aspecto que todo el mundo prefiere evitar o ignorar olímpicamente, pues el sexo se considera una actividad juvenil, olvidando que es una necesidad del ser humano en todas las etapas de su vida.

A esta edad la respuesta carnal es diferente, la mayoría de la gente mayor quiere y puede disfrutar de relaciones activas y satisfactorias, siempre que haga de lado las ideas de terceros que califican a la ancianidad como personas asexuadas o "niños grandes". La imagen de dos mayores acariciándose o dándose un beso suele dar cabida a la burla y al chiste fácil. Cuando es todo lo contrario. Es señal de ternura y afecto.

¿Por qué enamorarse en la tercera edad, es una de las mejores cosas que le puede suceder a una persona? Nada menos que satisfacción personal y autoestima; además, la actividad erótica desencadena la generación de endorfinas u hormonas de la felicidad, sustancias que estimulan los centros de placer en el cerebro a la vez que eliminan dolor, insomnio, estrés y depresión. Debemos ser conscientes de lo que siente o padece un mayor estando sólo. La soledad es mala compañera para todo el mundo, pero para un anciano lo es mucho más y volver a sentirse querido es lo más bonito que le podría pasar en la última etapa de su vida.

Pero lo que más puede afectar a un mayor es la reacción de la propia familia, pues casi siempre se generan escenas dramáticas por el simple hecho de que esta persona quiere ejercer un derecho que tiene. A veces, los hijos, nietos y familiares pueden ser muy egoístas en éste sentido.

Por: Lady papa